martes, 4 de abril de 2006

DE RECLAMES Y CULTURA

¿Mijita,.... a dónde va?
A Zabala voy a comprar, mamá!
(...Casa Zabala, la que al vender..regala!)

Pero cuidado, no se vaya a caer...
...pero mamá, si ando con...
"Suelas Vibram, las del andare fáchille"

..y si llueve?
Ah.."cuando llueve, todos se mojan, menos los que usan impermeables Gendelman".

Así podría haber sido una conversación en los años de la infancia. Los réclames (propaganda) o "réclamen" en la jerga infantil, que escuchábamos a diario por la radio y la tele en blanco y negro, se incorporaban a la vida como el pan con mantequilla a la vuelta del colegio. En una época en que las cosas estaban hechas para durar, también nuestros queridos reclamen duraban años.
"De noche y de mañanita, O-don-ti-ne, suave espumosa y fresquita, O-don-ti-ne...le regala una sonrisa luminosa...y en su boca una sensación tan deliciosa...". Todos los días mientras nos poníamos el uiforme. Soñábamos con tener una "Sonrisa Pep" y cuando queríamos deshacernos de un pretendiente latero, mentalmente "Rociábamos el salon con RAAAAID (mata moscas, mata zancudos, mata polillas...)
Sospecho que en muchos casos, los "creativos" eran los mismos dueños de las empresas. Si no, cómo se explica..."¿y Usted, que opina??..para pinturas, Soquina!!
En otros luce la mano experta, como en el fantástico "Mami quiero leche Calo, pues me gusta su sabor, tiene mucha vitamina...mmmm, y me da mucho vigor" o el mítico "La Polar, llegar y llevar". Hubo algunos insoportables como: "Calaff y no hay maf!" (uf), algunos, simplemente, maravillosos..."lapicera Parker, se llena sóla, como la luna" (creación del poeta Eduardo Anguita) y otros adorables por aquello que evocan, como el de cuadernos Colón, en que.. "A Castilla y a León, nuevo mundo dio Colón".
Todos, buenos, malos, más o menos, eran garantía de éxito porque tenían una audiencia cautiva. Con tres canales de TV, sin control remoto, sin TV Cable, no había dónde perderse. Imposible circular un sábado por Santiago sin escuchar a través de alguna ventana, a Don Francisco cantando..."ja, ja, ja, já...Otto Krauss, Otto Krauss, Otto Kraauss!!!".

Pero las cosas han cambiado. Ya nadie obliga a los consumidores a bancarse la propaganda, especialmente si se cuenta con TV cable. Basta un click para sustraerse del galmour de la Valeria Massa o del peor de todos, el viejo Pascuero de Falabella (..Pascua feliz para to-dos, (de matarlo!!!)
La televisión como herramienta de marketing sólo tiene un efecto parcial, y penetra poco en el codiciado ABC1. Por eso el bombardeo de insertos en El Mercurio.
Consecuencia: tienen a la mitad de los suplementeros de Santiago con bursitis crónica y los papeleros atestados de publicaciones de lujo sin abrir. El diario del sábado puede llegar a pesar dos kg! Dos kilos de fotos de esprimidores, pantallas planas, cremas para la cara, viajes al Caribe, "imperdibles" que han ido perdiendo el brillo.
Las grandes tiendas y las grandes empresas proveedoras de servicios, ya sea energía, computación, televisión por cable etc, insisten en asociar la imagen de su empresa a su producto, mientras, paradojalmente, los consumidores tenemos la percepción de que los productos son más o menos iguales. A esto se suma una generalizada mala percepción de la atención y solución a los reclamos. Este punto, que me imagino es un dolor de cabeza permanente, especialmente para las empresas prestadoras de servicios, casi no tiene solución. La complejidad de las prestaciones va en aumento, así como la aspiración de satisfacción total de los clientes.
¿Cómo competir y diferenciarse en una sociedad que se está volviendo apática por intoxicación o sobredosis de productos, y que además suele "enojarse" con la empresa a la cual le contrató un servicio?
Respuesta: con la creación de una identidad que trascienda el giro propio de la empresa.
Una identidad volcada hacia la comunidad, que nos haga percibir nuevamente a la empresa como parte de nuestra vida, pero ahora, desde otra dimensión.
Creo que el campo ideal para estos efectos es el de la cultura. Crónicamente escazo de recursos, el quehacer cultural vive de rodillas al momento del financiamiento.
No se trata de que las empresas "inviertan en cultura". Eso es todo y es nada, desde el punto de vista de la empresa. Se diluye y no tiene que ver con su fin específico. Ellas, que necesariamente deben recorrer nuevos caminos publicitarios para contactarse con su público, pueden invertir en imagen, a través de la cultura, que es distinto! Sonará un poquito feo, pero no importa.
Qué les pasaría a Ustedes, queridos lectores, si se encontraran con la NOTICIA, que Almacenes Paris financiará un fondo concursable para montar diez obras de teatro? Se imaginan el entusiasmo que esto generaría en el medio, y la cobertura periodística de la que se puede beneficiar el gestor de una iniciativa así? O con la NOTICIA que Chilectra va a dotar de una importante cantidad de dinero al escuálido premio de cine Pedro Siena? O con la NOTICIA que VTR está apoyando la organización de un gran festival de Jazz, potenciando músicos chilenos e invitando músicos de renombre, o con la NOTICIA que Copec está organizando y financiando un tremendo concurso literario a nivel sudamericano? o con la NOTICIA que Falabella organiza y financia una espectacular muestra plástica itinerante, que recorre todos los rincones de Chile?
Nuestros queridos actores, pintores, músicos, escritores, poetas tendrían hitos hacia los cuales orientar su quehacer creativo y nuestra escena cultural sería más vibrante.
A las empresas que en vez de gastar fortunas en insertos que promocionan tostadores, o en avisos que hablan de una supuesta impecabilidad en el servicio, o de frases que no significan nada ( "construyendo futuro"), destinen enregías y recursos en acciones específicas para reactivar la escena cultural de nuestro país, las querríamos más, las respetaríamos más, nos fidelizaríamos con ellas, les estaríamos (secretamente) agradecidos.
Claramente saldríamos todos ganando!

33 comentarios:

  1. Gracias Andrea
    Este post lo promoveré entre todos mis amigos que tienen que ver algo con Marketing, al interior o fuera de las empresas

    ResponderEliminar
  2. Andrea,
    si bien creo que es una excelente idea, la implementación es dificil. Si la gente no valora la cultura y lo que queremos es que la valore, hay algo de altruísmo en el camino.
    Todos los años en febrero, en el club ecuestre de Cachagua, donde hay miles de personas veraneando, se realiza un festival de jazz de muy buen nivel. Lo auspician Lan Chile, Viña Tarapacá y varios otros. Lo increíble es el poquísimo público que atráe. Pareciera que incluso en ese ámbito de altos recursos económicos, la mayoría de nuestros conciudadanos prefieren la diversión fácil, vulgar e inculta.
    Entonces la pregunta es ¿por dónde partimos?

    ResponderEliminar
  3. Raúl Hasbun14:42

    Andrea, si yo fuera director de alguna de las empresas que mencionas, TE CONTRATARIA!
    Personas como tú se necesitan al interior de las grandes empresas.
    te felicito

    ResponderEliminar
  4. Amiga Andrea, la culpa no es sólo de las empresas. Lamentablemente para los medios de comunicación "si no hay muertos, no hay noticia." Es una exageración, pero no está lejos de la realidad.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  5. Raimundo Lorca19:47

    Novedosa mirada.
    Empresas que inviertan, no en cultura, sino en IDENTIDAD, a través de la cultura. Hace mucho sentido. Lo que planteas es distinto de patrocinar tal o cual evento cultural y me parece muy acertado.
    También pienso que las empresas deben redefinir sus estrategias de marketing. Están botando la plata.
    Admiro la forma que tienes de mezclar el humor con planteamientos de mucho peso. partes suavecito...y terminas...¡Dios nos libre!

    ResponderEliminar
  6. Andrea

    Me gustó tu nota. Sin embargo creo que:

    Lo que tu propones se está haciendo. Lo cual el Estado ha promovido mediante el mecanismo de la franquicia tributaria que contempla la llamada Ley Valdés (posteriormente modificada), y lo usan algunas empresas para apoyar a actividades culturales, sociales y deportivas; logrando en parte el efecto que tu señalas.

    La pregunta es ¿Por qué no se ha incrementado el uso de éste mecanismo?

    Se me ocurren tres razones.
    1º No es lo suficientemente simple.
    2º Es bajo el nivel de responsabilidad social de mercado, de los consumidores chilenos. No tienden a premiar o castigar la conducta de su contraparte de mercado.
    3º La institucionalidad de mercado que existe en Chile, permite que las empresas no se hagan cargo de las externalidades negativas de su actividades publicitarias.

    Superar estos inconvenientes requiere de capacidad de emprendimiento ciudadano colectivo - en lo cual estamos peor que nunca – y políticas públicas adecuadas, lo cual se hace muy difícil, dada los niveles a lo que ha llegado la vinculación entre la política y los negocios en nuestro país.

    En Chile sobran ideas, lo que falta es redistribución de poder, para factibilizarlas.

    Animo, hay que seguir persistiendo, ya vendrán tiempos mejores.

    Jorge Cisternas Z.

    ResponderEliminar
  7. amen, que dios y los directores de empresas te escuchen andrea.
    la interrogante que me surge a mi es, porque los artistas tenemos que vivir a merced del mercado? de ese mercado que le tiene tan nublada la vista a la gente que ni se interesa en la cultura.

    ResponderEliminar
  8. ¡tienes toda la razón! Las empresas podrían financiar muchas cosas relacionadas con la cultura que nos permitiría a todos nosotros poder disfrutar de una amplia gama de espectáculos y no gastarse fortunas en revistas que abultan los diarios y que ni siquiera las leemos y que van directo a la basura.
    ¡que bueno tu post! me gustó mucho leerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tomás Oyarzún15:07

    Que placer leer tu post. Lo voy desmenuzando y en cada párrafo encuentro cosas buenas. Partiendo por los "réclamen". Te acuerdas del "jabón lux, el jabón de las estrellas.."?
    Te encuentro razón, vivimos en una cultura de sobredosis de objetos y nos hemos vuelto impermeables a la propaganda. Alérgicos, en mi caso.
    También es cierto que las empresas de servicios no saben qué hacer (o tal vez no les importa!) con los reclamos de los clientes. Yo soy uno de esos clientes enojados con una de las empresas que me presta servicio, hay veces que me he amargado el día por un encontrón con el famoso "servicio al cliente". Tienes razón, tienen que esforzarse en caernos bien. Si se asocian con la cultura, como bien dices, "las querríamos más, las respetaríamos más, y les estaríamos (secretamente) agradecidos.
    ¡Estos tipos debieran pagarte!
    PD ¿leerán bloggs o siguen dedicados a sus "reuniones de directorio" en las que suelen mirarse el ombligo?

    ResponderEliminar
  10. a) "lo que es tener el poder de la palabra ahhh"

    b) Calaf y no hay mafff, era formidable,(pasaba por Calaf todos los dias de camino al cole, no haba mafff, creeme)

    c) y si fueran los consumidores los que escogieran a las empresas por su responsabilidad social y su aporte a la cultura? Pero para eso hay camino que andar. Don Pato tenia razón, el mercado es cruel, le pegas a tu señora y vendes mas que nadie en los super con tarjetas, contaminas, no pagas a tiempo, no respetas horarios de trabajo en los Malls y se ena igual. Si el problema lo genera el mercado, no creo q lo solucione una norma, pero queda coja la tesis, los consumidores no somos responsables y tenemos las empresas que nos merecemos y èstas prefieren comprar un pedacito de cielo y que se sepa mucho, a llevarnos al cielo con buena opera y nadie lo sepa, lo pida o lo promueva. Tema central para lo que viene.

    ResponderEliminar
  11. "... curro, mac, rumboso: TRIAL".

    Y el réclame que impactó a la muchachada allá por 1983: Nino Mori, por una guapa rubia argentina, no tan dotada de plástico como Luciana ni Marengo.

    Mira, he sido testigo de los ingentes esfuerzos que hace un amigo personal por conseguir auspiciadores para el Festival de Jazz de Cachagua que alguien mencionó por ahí. Mi compadre trae a jazzistas destacadísimos, de nivel mundial (ya lleva 4 años haciendo el festival), pero pucha que le cuesta conseguir las lucas.

    Abrazo,

    AAB

    ResponderEliminar
  12. ¡Compro botellas, zapato, roopaaaaaaa!
    Compro boteeeeella, shapatooo ropeeeeeea!

    Te quiero.

    ResponderEliminar
  13. Felipe Munita10:33

    ¡Yo también le quiero, para que sepas febunba!
    Esta mujer que se hace cargo de las causas ciudadanas a partir de entender el zapato chino en que están metidas las empresas, les propone un buen negocio, las invita a reconvertirse a los ojos de los clientes, de paso, le echa una mano a los artistas, le saca brillo a la escena cultural nacional, y nos deja a todos contentos.
    ¡Bien! ojalá te escuchen los dueños de Chile.

    ResponderEliminar
  14. un verdadero placer leerte, grandes e imborrables momentos
    en una de esas no encontramos a Ripley financiando un gran encuentro de teatro circense
    saludos

    ResponderEliminar
  15. Andrea, excelente este post, se me vienen a la mente rápidamente una decena de gingles de la época. Marcaron toda una época y resulta curioso que en estos días los gingles y campañas, no quedan en el recuerdo como los de antes. Pareciera que lo que se busca hoy es un impacto fuerte pero de corto alcance. Se gastan muchas lucas en campañas de alto impacto pero corto. Talvez esa es la razón por la que las empresas no invierten en cultura de la forma que tu planteas. Son tareas de largo aliento y que requieren tiempo para marcar a una generación. Hoy se prefiere lo efectista y vemos los resultados, grandes corporaciones que crecen como palmera y caen como coco (esta expresión era de mi padre y me parece muy sabia). Excelente post. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Andrea, veo que mueves verdaderas masas. De las que piensan y comparten estos conceptos. Mi cruzada va por el cómo subir el nivel de la conversación, sin ser graves y tu proposición va en linea con ello, la duda es ¿estamos los chilenos a la altura de esta proposiciones?

    Un par de Jingles que hicieron historia:
    - "Si tienes sed, un litro de sed, refrescos Caricia, apagan tu sed".
    - "No corras, Ambrosóli está en todas partes!"
    y una posible corrección: de mi limitada memoria, recuerdo el Jingle de los impermeables de la siguiente forma: "Cuando llueve todos se mojan, menos los que llevan impermeables Bufalo" (Bufalo era un amrca de la familia Cherniasky, que fueron famosos por una marca de jeans que ya no recuerdo...)

    ResponderEliminar
  17. Andrea, este comentario es para lo que escribe la Carola Cussen en relación al arte y el mercado.
    Creo que es un tremendo tema y no fácil de resolver. Lo primero es entender qué es el mercado, sí el mercado es el público al que quiero llegar con mi obra, entonces el mercado es mi juez, como lo es con el cantante (van o no a sus recitales, compran o no sus CDs), el predicador (van o no a sus misas), el abogado (tiene o no clientes), el médico, el presidente, el arquitecto, en fín todos nos relacionamos y estamos medidos por el mercado que no es otra cosa que el lugar en el que confluyen quienes intercambiamos nuestro trabajo por el trabajo de otros. Si el arte es una forma de vivir y quien pintaba cavernas era recompenzado con la caza de otros miembros de la tribu, hoy quien es artísta hace lo mismo, con la sola diferencia que la tribu es tan grande, con tantos intereses y ofertas que al lugar donde nos juntamos se le llama mercado.
    Otra consideración es el fin del arte: yo entiendo el arte como una forma de comunicar, como una forma de hacer pensar, como una forma de entretener, de remover conciencias, de registrar la historia. En todos estos casos el arte es parte del intercambio de la comunidad, no se puede entender como algo para mí, desde mí y sólo para mi (no se la definición de esto pero creo que es otra), sino como desde mi en el interés de hacer algo por la comunidad.
    Si el arte tiene que ver con otros y con poder vivir de él en ambos casos necesitamos al mercado (lo más fácil es pensar en el mercado como el mercado o feria donde los productores agrícolas van a ofrecer sus productos y quienes requieren de ellos eligen entre la oferta de productos que hay).

    ResponderEliminar
  18. Buena tu reflexión y ojala se puedan cumplir tus deseos, aunque siempre manda el raiting, y eso es lo lamentable.
    Me gusto recordar los avisos que mencionaste.

    ResponderEliminar
  19. Totalmente de acuerdo con tu excelente post...por otro lado me trajo a la memoria otro de los anuncios "con que pinta el pintor???...con pinturas tricolor!!!)

    Un fuerte abrazo y a apoyar lo nuestro,feliz Semana Santa.

    ResponderEliminar
  20. Hola andrea... la verdad a mi también me tiene chato el diario... lo peor que que no dice nada..... de todas formas lo que indicas no es tan asi ... creeme que hay caleta de inicativas que buscan fondos para hacer eventos culturales... lo que si es cierto que estas empresas no se ofrecen por inicativa propia pero en definitiva si aparecen y se ponen. He asistido a muchos eventos de musica y otros y en as d euna oportunidad he visto varias de las marcas que mencionas... el drama es el consumidor que lamentablemente prefiere quedarse en casa viendo a la esclava isaura en vez de ir a ver por ejemplo un festival de jazz...


    saludos,

    ResponderEliminar
  21. Julian Pinto19:37

    Nestum es rápido (uuuuú) y alimenticio (uuuuú), es muy variado(uuuuú)y es riquísimo
    me da energías para todo el día,
    en el desayuno...Nestúm es rápido!!
    Le respondo a Rodrigo Astorga. Lo que la Andrea postula no es que las emprezas financien cultura con un par de lucas que les sacan del bolsillo. Eso se hace y se ve que no resulta. Ella plantea que las empresas vean en el financiamiento de la cultura un rediseño de su imagen. La fundación Bil Gates ha sido la mejor inversion imaginable de Microsoft a nivel de imagen pública.

    ResponderEliminar
  22. ¿Te parece que "construyendo futuro" no dice nada?

    Pucha. Yo "inventé" esa frase cuando trabajaba en Codelco. Todavía no existían las concesiones (inicios de los 90), y apuntaba a que gracias a "la gran empresa de todos los chilenos" habían hospitales, escuelas, carreteras, etc.

    Muy buenos comentarios aquí, fruto de una reflexión inteligente y entretenida, como la tuya.

    Abrazo,

    Andrés Aguirre Bello

    ResponderEliminar
  23. Anónimo15:25

    La verdad es que cuesta mucho realizar un evento cultural o deportivo en este país.

    La experiencia solo indica que nuestros ejecutivos vibran solo con un tipo de evento, el de las ventas, masivas y superficiales.
    Además de el nivel cultural de muchos de estos, deja mucho que desear, y es la verdad.

    Hay algunos que hacen algun esfuerzo, tenue, pero esfuerzo al fin, claro son lo menos.

    El inconciente colectivo empresarial lleva el patriarcado estatal en su memoria. ¡Deja que el estado lo haga!

    El estado por su lado, no fija una politica sería. Por ejemplo. El gasto en prevención de drogas, más carabineros y policias es enorme. Podrian construirse un domo por comuna anualmente.Donde se desarrollen actividades deportivas y culturales todo el año y que los artistas y deportitas generen un circuito nacional constante y que por añadidura se genera trabajo para deportistas y artistas. Además entregamos a la comunidad en general lo que necesita...para cambiar la educación que esta a tan mal traer. Por algo hay que empezar.

    El rol de los privados es el 50% de responzabilidad. Invierten en lo más superficial.Piensen en Quique Morande el bufón ladino de los ejecutivos Chilenos o en las empresas que invierten en mekano u otro similar. ¿Que buscan? ¿Que pretenden? ¿Confundir? o ¿Es lo que ellos quieren de verdad?...Sería fatal.

    ¿Como son nuestros ejecutivos en Chile? ¿Son superficiales?
    ¿Son una especie que refleja lo más absurdo del ser humano?
    ¿Los tienen confundidos las agencias de publicidad y sus estadisticas?
    ¿Quienes son los que realmente manejan esta comedia?
    ¿Como nadie hace nada para cambiar desde adentro al ente?
    ¿Los empresarios chilenos poseen cultura?, ¿Para ellos, que es cultura?

    Si pueden lean el informe de la ONU y la sicologia de Chile.

    Es un temasoooo y largooo..pero las soluciones y decisiones son más bien practicas.

    ¿La educación en Chile cual es?

    ¡LA DE LA CARILLA!...PASAS POR LOS GRANDES MAESTROS EN UNA CARILLA. ¡SAAAALVAJE!

    ResponderEliminar
  24. Aguirrebello, no puedo creer que TU inventaste la frase "construyendo futuro"!!
    La frase es SENSACIONAL, tanto que se me vino a la cabeza en una fracción de segundo. (Te das cuenta, la tengo registrada en el hipotálamo, tu debieras registrarla en el derecho de autor!). Lo que pasa, a juicio mío, es que desde el punto de vista del marketing la frase funciona tanto para una Línea Aérea, como para un colegio, una empresa constructora, un club deportivo etc. Cuando la puse (sorry!)no me acordé en relación a qué empresa la había escuchado.Recuerdo la frase, no recordé la empresa...ahí, pienso, está el problema.
    La incluí para graficar la necesidad de echar mano de otras acciones que posicionen a las empresas de una forma amigable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Para los amigos que arremeten contra el "mercado" la siguiente reflección:
    El florecimiento de las artes siempre ha estado ligado al florecimiento económico. No se entiende el renacimiento italiano sin el auge comercial de Florencia y Venencia, y, por cierto, sin el mescenazgo de los Medicci. Sin el compromiso de los Medicci, probablemnete no tendríamos a Leonardo, y sin Leonardo, los Medicci ¿qué serían?.
    Cuando el flujo comercial migró de Italia a los Países Bajos, se trasladó también el epicentro de la actividad artística. Sin ello, probablemente no tendríamos a Rembrand.
    Fueron los privados los que financiaron cultura. Obtuvieron a cambio grandes obras y un gran reconocimiento social.
    En este período de vacas gordas de nuestra economía, es de esperar que las empresas entiendan que financiar cultura es un muy buen negocio.
    Está claro que al estado le corresponde también lo suyo...

    ResponderEliminar
  26. Andrea:

    Si te fijas, puse el verbo "inventé" entre comillas. No pretendo adjudicármela, porque no sería justo. La verdad es que "surgió" de una lluvia de ene frases y combinaciones de palabras en una reunión en que participamos los de Comunicaciones de Codelco. De lo que sí estoy seguro: fui quien más aplicó la bendita frase en editoriales, artículos, discursos, crónicas y reportajes. Le di duro, como se dice.

    Abrazo,

    AA

    ResponderEliminar
  27. Hola Andrea, entretenido recuento de los réclames, en reuniones familiares mi padre y tíos, solían recordarlos, actuarlos, cantarlos.

    Me parece muy buena tu propuesta y aprovecharé que tocas el tema de la publicidad, para mencionar algo que escuché el fin de semana.
    Tiene relación con la incapacidad de reconocer y disfrutar lo regalos que nos ha dado la vida, disfrutar de lo cotidiano, de las cosas simples y hermosas.
    La publicidad, precisamente, apunta a despertar nuestra insatisfacción, para volcarnos como enloquecidos a comprar, para satisfacernos y como no resulta, compramos más y más.
    Comentaban que en USA, uno de los negocios que florecen son los almacenes, bodegas, donde los habitantes de ese país, acumulan lo que compran y compran y no saben donde tener.

    Yo por mi parte, le huyo a la publicidad, intento informarme con mis conocidos, cuando requiero adquirir un producto nuevo. Ahora por ejemplo, tengo deseos de comprar mi primer microondas.

    Un abrazo inmensoooooooo, para tí.

    ResponderEliminar
  28. Andrea, este post ya se está transformando en debate nacional; lo que me parece sensacional. Es interesante como de una idea se generan otras y otras y la conversación se enriquece con cada aporte. Cada vez que leo lo que otros han escrito se me vienen un sinnumero de ideas a la cabeza. Pero lo que quiero comentar ahora va por el lado de la conversación que se produce y lo rico que es un post que genera tanta opinión, ideas, reflexiones. Creo que esto es la escencia del blog y que aquí estamos viviendo el futuro:una comunidad que se enriquece y que enriquece la discusión de ideas y genera bases para mejorar la calidad de esa comunidad y el medio en que se desenvuelve.

    ResponderEliminar
  29. Carmen Ruiz Tagle19:53

    El mejor exponente de reinvención de imagen a nivel criollo, es el señor Cardoen. De fabricante de armas con orden de arresto de la Interpol, ha pasado a ser uno de los mayores gestores culturales.
    Como no puede salir, invierte en Chile en temas culturales que le ayudan a blanquear su imagen.
    El valle de Colchagua volvió a aparecer en el mapa gracias a Cardoen. Es poderosísimo lo que se puede lograr si se canalizan recursos en forma sostenida para aparcer de determinada forma. Si hasta una persona como Cardoen, fabricante de armas de racimo, en cuya fábrica murieron personas producto de una explosión, ahora es una persona plenamente integradad en la sociedad.

    ResponderEliminar
  30. Entre tanta opinión interesante, plural y transversalmente condescendiente, espero que se sigan abriendo debates, figuras y tonos fértiles donde colorear aromas y sabores de nuestro tuétano más próximo.
    Los quiero mucho a todos, sobre todo a ambos.

    Auguri!

    ResponderEliminar
  31. Mo creo en la inversión privada en Cultura,ella nunca es desinteresada.
    Es tarea fundamental del Estado este ámbito de preocupación.

    ResponderEliminar
  32. Alberto Faraggi00:50

    alberto Said
    Pero entonces, si somos tan agudos y críticos, dejemos de comprar, volquemos nuestra insatisfaccion sobre nosotros mismos, en pelotita y valientemente, pero no!!! pues si no compramos la empresa se va enojar con nosotros y no nos va a dar la plata para nuestra cultura. para tanto cuento Si lo Artistas somos obreros, pero aspiramos a quedar en la historia y por lo tanto nos (supuestamente) merecemos un status mayor, pero acaso la señora que limpia tu casa no se merece tambien una vida mas digna?, y si no compramos la empresa de a poco se recluye, disminuye y emigra. Por la tanto no nos quejemos mucho solo pidamos para nuestro arte insipido y cobarde, nuestra elucubración abstracta y frívola, y de paso nos transformamos en una estrategía de marketing. mas culta?? pero vacía y maquiabélica al fin y al cabo, transformamemos la cultura en publicidad para las grandes marcas. Ese dinero no vendría de buena fuente, a donde nos llevaría a parar. y.. como decía Violeta Parra , Algunos van mmuy limpios por fuera pero podridos por dentro, quiren hacer un trato con el diablo. Prefiero mis pellejerias, por que este entorno miserable me da la fuerza para ser mas digno, basta de limosnas y el mercado quienes son? Sino nosotros los que nos quejamos y al final metemos hasta a la guagua al microondas cuando esta mas que comprobado que es cancerigeno (por ejemplo) hasta cuando seguiremos intentando sostener este anti estilo de vida, haciendo pequeños ajustes de moda, temiendo a los grandes y poderosos gandules hijos de la mierda que son, esta incandecente y entre tinieblas industriales vida? que nos esta matando.

    Accion y basta de darnos la mano mirando el espejito espejito quien es el mas bonito.

    ResponderEliminar