domingo, 16 de octubre de 2005

SOPA DE LETRAS

Eugenio Tironi afirmaba hace un par de días por la radio, que el bienestar del que gozan los ciudadanos de los países desarrollados no tiene precedente histórico, y sin embargo cada vez son más las personas que se declaran infelices. La razón: la pobreza de las relaciones humanas. Hace ya algún tiempo que vengo pensando lo mismo pero formulado al revés, es decir, nuestra calidad de vida depende directamente de la calidad de las relaciones que somos capaces de construir. En la construcción de estas relaciones se despliega nuestra humanidad. Aquí me acuerdo de Jorge Veas, un amigo médico, que afirma que somos seres cuya biología requiere de un entorno de relación para funcionar, y no de cualquier relación. Sostiene que nuestra biología necesita un entorno amoroso para mantenerse y desarrollarse sana.
Resumiendo: vale la pena establecer y cuidar relaciones de calidad. Eso nos mantiene contentos, el estar contentos, nos mantiene sanos.
Este blog es precisamente un intento por establecer relaciones a partir de conversaciones sustentadas en una simpatía tácita, que funda, por parte mía, en la gratitud que me provoca el hecho de que ustedes me lean. Veamos si resulta. Y como suena más bonito en poesía, les dejo caer un verso...

Parto este espacio
de conversación escrita
como una cita,
como un encuentro cibernético
de lo trivial y lo poético,
como visita,
de lo inmediato y lo distante
de lo pasado, de lo expectante,
de la alegria y el sufrimiento.
Escribo porque pienso
que pasan tantas cosas
transparentes, poderosas
que se quedan sin su verbo
sin ese primer soplo
por eso yo me acoplo
al nombre de esas cosas,
que son flechas luminosas
que atrapamos derrepente...
desde aquí invito a la gente
a esta plaza de palabras.
Visitémosnos, del brazo,
como en los años sesenta
porque no nos damos cuenta
que ya casi no nos vemos,
los invito a que tomemos
esta sopita de letras.

7 comentarios:

  1. ¡Pero que sopita más a punto!No hay que soplarla, ni calentarla, ni echarle sazón alguno.Sospecho que es una sopita que se pone contenta cuando la prueban y el comensal se alegra;de inmediato se reproduce para que a nadie le falte.
    Receta muy antigua preparada con gran arte.No poseía sabor; poesía sabor.
    ¡Salud por la maestra y su ayudante poetisa!

    ResponderEliminar
  2. letelier09:44

    lo mío no es la poesía
    mas bién es la economía
    pero lo de todos es la calidad
    y en tu "sopa de letras" eso es una verdad.

    ResponderEliminar
  3. De relaciones y palabras
    vamos tejiendo estas redes
    de sombras hablantes
    que emergen de cualquier parte
    como estrellas fugaces
    de una noche clara y tibia
    de nuestros ansiados Parques.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:57

    QUERIDA ANDREA: ME GUSTO ESTA SOPA DE LETRAS. ESTA SABROSA COMO LAS CAZUELAS DEL SUR. TIENE LA PERFECTA DOSIS DE AJI Y PIMIENTA PARA EL HOMBRE URBANO. Y ESTA MUY SALEROSA DELATANDO LA MANO DE LA HERMOSA MUJER DE ESTA TIERRA. TE FELICITO. UN ABRAZO, JORGE RAGAL.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:45

    Querida Andrea: Me encantó tu sopa de letras, y la cocinera se ve que tiene muy buena mano.Eso me pone contenta.
    Sólo quiero aportar a esa sopa un poquito de alguien que es experto en relaciones humanas, el más difundido y menos entendido: Cristo.El tiene demasiados aportes a lograr esas relaciones tan añoradas, y no siempre logradas. Sólo que a veces nadie nos ha contado...o nos han contado mal. Con su espíritu y nuestras "buenas manos" tal vez podremos hacer de lo imposible algo posible, como nos lo dijo. Saludos. Pilar.

    ResponderEliminar
  6. A las letras de la sopita:
    Ya que celebré el sabor, ahora celebro las letras. Muy cierto lo de tu amigo doctor, que dice que la calidad de la relación cambia nuestra biología. Cuantas veces hemos dicho u oído decir: "Este gallo (o galla) me amargó la vida (a veces llamada pepino)" o "Estoy que reviento de rabia" o "Ya no lo soporto más" o "Me cae como patá en la guata" o "Me clavó un puñal por la espalda". En fin tantas otras expresiones que hablan de estados biológicos del cuerpo, porque supongo que para sentir "una patá en la guata" o "un puñal en la espalda" o "una vida amarga", alguna contractura o alguna secreción o alguna dilatación tendrá que producirse en nuesta humanidad. Y todo eso como consecuencia de un tipo de relación que establecemos con alguien o con nosotros mismos.
    Siento que tu blog promueve esa "simpatía tácita" en las relaciones, que hacen bien a nuestras biologías.
    Tu blog debiera estar en el AUGE.

    ResponderEliminar
  7. No meparece que valiente sea la calificación adecuada para lo dicho por Andrea. Veraz,sí me parece.

    ResponderEliminar