domingo, 11 de diciembre de 2005

"Pole position"

Pole position! le digo a la señora del carro de al lado.
No, no entendió. Pone cara de sospecha ( no es una position del Kamasutra, señora, ...aunque me da la impresión que no le vendría mal..) .en fin,..ya, puh, ábrete sésamo, que estoy apurada!
Llevamos 7 minutos calentando motores cuando el guardia abre la puertas del templo. Largamos!!!!... chiu chiu chiu chiu, chiu chiu chiu chaaaa, son las ocho de la mañana y el batallón de madrugadoras parte ordenado a la sección verduras, bancándose a Los Quincheros desde tempranito. Topón a propósito a la vieja del Kamasutra ( me cayó mal) perdón, perdón.
Sigo... canta canta pajarito...se balancea el medallón de cerámica que me regaló la Carolina y que cuelga de un cuero largo desde el cuello hasta el ombligo.
Sección fiambrería, cambiaron al guatón del sombrero tirolés, por un flaco con chupalla.
Avanzo al pasillo de la leche... ring ring... pucha, la Julia Cabrera
"señora"
si Julia,
le habla la Julia,
(!!) si Julia...
"oyga, es que el "asunto del pam"
-"qué asunto de "pam"?"
es que tiene que traer pam!
Si , Julia, lo tengo anotado...
no, osea, tiene que traer Hayuya
y porqué?
porque a mi no me gustan las marraquetas!
Ah... bueno ya, chao Julia.
Click, Sigo avanzando al pasillo de la leche
ring ring..
Si Julia...!
es que se me olvidó que falta canela...
JULIAA, cómo que canela?, a quien le importa...!
a mi poh!
poruquééé!!??
es que falta canela pal té!
Y quien, por favor, toma té con canela?
Yo poh!
uff...Ya Julia...
Enderezo el carro al pasillo de los condimentos, pero primero tengo que recoger la leche. Es pesada la caja, asiesque le digo a un reponedor de celeste: Señor, por favor, ¿me ayuda a poner una caja en el carro?
Como nó, señora...
Me inclino para hacerle un espacio a la leche, llega el chiquillo haciendo fuerza con la caja, la TIRA en el carro y....glurgp...atrapa el famoso medallón que me cuelga del cuello. Me deja presa, con la pera apoyada en la caja, medio cuerpo metido en el carro y pataleando.
-desde subterrra le grito: ¡levanta la caja cabro de mièrcales!
ja, ja, ja, ja, ja...es que no puedo con la risa, señora, ja, ja, ...oye Morocho ...wn, ja ja, ven ayudame a, ja, ja,
-¡por favooor, ayúdenme, me estoy desesperando, soy claustrofóbica!!
Llega corriendo el Morocho...
-faltaba más...ja, ja, ja, señora, altiro, ja, la ayudamos, jajjajajajaja
(Escucho por los parlantes.."camarón, camarón, como mueve sus patitas, tan sabrosas y gorditas dentro del caparzón")
-Bah, esta carita me parece conocida, susurra una voz de barítono, que mariconamente metió la cabeza adentro del carro...
-(...nooo, que horror, ...es la voz de señorito perfecto!!!) ohooola, Gastón...(me trago los pucheros)
-asique haciendo ejercicio tempranito en la mañana... jajajaja, ...asi me gusta!!
por el enrejado del costado del carro y con el cachete aplastado contra la palabra "Colún", distingo a la vieja del Kamasutra. Le leo el placer de la venganza mientras mueve la cabezota y me fulmina con una mirada de Reverenda Madre ( ¿pensará que esa es la "pole position"?, ¿que a esto vengo al supermercado?, ¿a jugar al bicho?)
Señorito Perfecto levanta la leche con elegancia, el héroe del supermercado, y desaparece después de su primera buena acción del día. Lo odio!! No alcanzo ni a lamerme las heridas en el centro del amor propio, cuando siento una sensación extraña en la pantorrilla. Nooo, no puede ser!!! .. con el pataleo se me corrió un punto de las Pantys. Un latigazo blanco me atraviesa la pierna desde el tobillo hasta la cadera. Definitivamente no pasa piola.
-Qué hora es? que atroz, tengo que estar a las 9.30 en la oficina de los abogados!
Corro al pasillo de las medias, necesito large, no encuentro, agarro unas medium, dejo botado el carro, paso por la caja, pago las pantys, corro al baño, me las cambio, las estiro, salto una dos tres cuatro veces , no hay caso, me quedan a media asta. Nada que hacer.
Con una autonomía de 5 cmts entre paso y paso, recojo mi carro, pago, llego al auto, meto la carne y el yogurt en el cooler, tiro las bolsas con las verduras a la maleta y parto manejando. Julia Cabrera nuevamente al teléfono...
-si Julia
-señora, la llamo para avisarle que pa mi que se va a morir el Romeo (el perro)
-quéééé?? cómo...que pasó, porqué??
-ah... claro,...lo que pasa es que yo no lei dao nà comida...
(!!!)
....y además quería pedirle permiso...
(?)
es que hoy en la noche toca la Sonora Matancera..
-ya Julia, cualquier cosa con tal que no me llames más, y, por favor...dále comida al Romeo!!!

-Con pasitos de japonesa entro a la sala de reuniones,...soy la geisha robótica. Los presentes están desconcertados con esta elegancia de cartulina.. los caché como se miran (y tú... que miray, guatón cara de hayuya... (aaay, las hayuyas de la Julia)),...
compuestita por fuera, y descompuesta por dentro, agonizo con cada paso. Las medias están alcanzando la zona crítica ( la rodilla), por primera vez comprendo lo que sentirán las guaguas cuando les tambalean los pañales.
-"cómo estás?", me preguntan circunspectos, a coro los señoritos perfectos
- muy bien, gracias, les contesto...
(supieran...!)

14 comentarios:

  1. Me estoy riendo a carcajadas, querida Andrea, que humor te gastas, y, que decir la forma de relatar las distintas situaciones, además que la caracterización de los ring ring y los pedidos de la Julia son geniales, cualquier parecido con la vida real, no es mera coíncidencia. Respecto de los pasitos chicos, cartulinos por las medias cortas, contienen
    la sabiduría de reirse de sí mismo, y, aunque mi imaginación disfrutó del pasaje, un caballero, my lady, no hace comentarios al respecto. Hurra, viva, bravo, felicitaciones una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Andrea:
    Nos muestras y nos demuestras a todos que hasta un pequeño paseo por el supermercado puede ser una vida llena de aventuras!.
    Super entretentido!...me alegró el día!.
    Atte.
    Mauro

    ResponderEliminar
  3. Deja reponerme de las carcajadas en que me tenías; genial tu relato; como puedes transformar una "simple" ida de compras en un típico día de una mujer en un fantástico cuento lleno de chispa, agudeza, emociones, un deleite.
    Gracias nuevamente, me estoy poniendo adicto.

    ResponderEliminar
  4. hola Andrea (permiso...)
    no me aguanté de escribirte, es que está muuy divertido el cuento, he leído por ahí por ahí y realmente tienes un TREMENDO talento y sentido del humor.
    Me maté de la risa con la caja de leche, no hay nada más antipático que agarrar esas malditas cajas de 12 lts, si no hay por dónde agarrarlas... y el cuento de los pasitos cortos cartulinos.. jaja me acordé de un chiste del pingüino, muy bueno! (el cuento y el chiste)
    saludos, Moni

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, excelente.
    Muy bien ambientado el relato y el remate... una delicia!!!!
    Es mejor leerte que ver TV. (Claro que no veo TV).
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo16:26

    Jajajajajajajajá!
    Realmente, mujer, te pasan todas esas cosas? ¿o será que a todos nos pasan, pero no las vemos?
    Me da la impresión que te mueves por la vida con la sintonía fina siempre funcionando.

    saludos

    Raimundo Lorca

    ResponderEliminar
  7. Bien Andrea.... ante toda circunstancia... ACTITUD.
    Genial tu post, muy íntimamente divertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Andrea:
    Por fin pude leer tu blog completo... Genial, inspirador, refrescante.
    Esta jornada me recordó una ocasión en que buscando una botella de vino en un cuarto de mi abuela, encontré una caja llena de libros... no pude salir de ese cuarto en muchas horas.
    Te espero, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ja ja ja
    lo que mas me llegó fue los de las medias a media hasta, que tortura!!!!!!!!! cuando va a ser el dia que se masifiquen las medias large!!!!!!!!!

    un beso grande y estamos al habla, me ha encantao tu blog

    carola la bailaora

    ResponderEliminar
  10. Andrea, desde tu historia de La Suegra, pasando por la Iglesia y ahora con La Pole, tu estilo es insuperable y tremendamente entretenido. En mas de una ocasión lo hemos comentado con Gabriel Bunster y leido en conjunto con más amigos ayudados por un datashow. Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo09:55

    No sabes, Andrea, lo identificada que me siento contigo. Nada peor que las pantys que se caen!. El supermercado antes de la pega...lo peor!
    Eres demasiado cómica, yo no tengo el sentido del humor para reirme de mis desgracias.

    Que estés muy bien
    Angélica León

    ResponderEliminar
  12. Divertidísima tu experiencia de supermercado, Andrea, especialmente por el tono en que la relatas.

    Muy agradable de leer, como todo tu blog... aunque el odioso profesor Banderas te diría "¡no lo diga!, lo correcto es "hallulla".

    Andrés Aguirre

    ResponderEliminar
  13. rechupalla la tienda pa´pendenciera oiga, weno weno el post, super estimulante.

    ResponderEliminar
  14. Andrea: Siempre es reconfortante leer tus post, no importa que vayan desde la pena a la alegría o cualaquier emoción ente medio. Gracias por comparirlo.

    Claudia

    ResponderEliminar