domingo, 30 de noviembre de 2008

SE ESTÁ NOTANDO

Me cuentan que el viernes despidieron a 65 profesionales jóvenes en la Constructora Almagro, a más de 70 en Celfín Capitales…

Estamos pasando la etapa en que hablábamos de la crisis, ahora nos toca vivirla con sus incertidumbres y sus consecuencias. Esta es la verdadera rodada, la que viene después de la rodada de los bancos y financieras.

En Wall Street son más de 30.000 los operadores sin pega, se habla de 2.000 empleos que se perderían en Chrysler, en Chile van 2000 empleos perdidos en pequeñas empresas mineras. La misma empresa en la que trabajo, tuvo que posponer un proyecto de exploración. El resultado: 300 personas menos trabajando en la alta montaña

Se sabía: después de las Olimpiadas chinas vendría la contracción económica. Pero entre contracción y desplome hay un trecho largo.

La confusión es total,¿ tendremos deflación o hiper-inflación? ¿se estimula el consumo o se promueve el ahorro?, se “inyectan” miles de millones a unas instituciones que perdieron miles y miles de millones. Es el famoso efecto mariposa, en que el aleteo de un banquero en Nueva York le cuesta la pega a un maestro carpintero en Maitencillo. El evangelio tiene razón, somos todos hermanos, desde Mongolia a las Torres del Paine, probablemente por primera vez desde la última glaciación. Los gobiernos de los países del mundo mirando Bloomberg TV, tratando de anticiparse a la catástrofe de cada día, y millones de millones de seres humanos teniendo que pelear duro por el pan nuestro de cada día. El señor Paulson, “secretario del tesoro” de Estados Unidos, un pelado terrorífico, reparte billetes de mentira, después de haberse embolsicado cuatrocientos millones de dólares de verdad como indemnización a su salida de Goldman Sacks. Primero metió millonadas de los contribuyente para salvar Freddie and Fannie después cambió de rumbo, metió millones para estimular los créditos de consumo. Ni se arrugó por haberse equivocado. Ahora nombró a su ayudante, un joven maravilla que por la tele se ve demasiado joven, aterradoramente joven para saber como es la vida con guitarra. Hay un suizo diciendo, también por la tele, que la única inversión segura es el oro, el oro físico. Tener la barra o las monedas bajo el colchón. Por algo el oro no se ha desplomado como los demás metales.

Cuando comenzó el descalabro leí en el diario que esta crisis es al sistema capitalista, lo que la caída del muro de Berlín fue al sistema socialista. Si miramos hacia atrás, las consecuencias de la caída del sistema socialista han sido enormes. Si el analista tiene razón, estamos entrando en una era que será profundamente distinta a la que hemos conocido durante el siglo XX y comienzos del XXI. Quizás la palabra “progreso” como el paradigma del cambio se vaya a la punta del cerro. Quizás la función del Estado se vea a tal punto revindicada, que pasemos a la era de un Estado todopoderoso. Probablemente se inventen mecanismos que regulen las operaciones en la Bolsa (prohibición de transacciones de futuros al alza o a la baja, por ejemplo) y hagan del negocio bursátil algo menso virtual y más transparente.

Podrían pasar cosas buenas, como que los países andinos cerraran filas, compelidos por la necesidad de potenciarse mutuamente. Probablemente renazcan las antiguas redes sociales, es decir, la ayuda de parientes y amigos para quienes se quedan sin pega. Nacería entonces una especie de gigantesca olla común. Comenzará la economía del trueque, el comercio informal, renacerán los zapateros remendones, repuntarán las compras al por mayor, también las ventas de la Vega y montón de otras cosas que se darán en un mundo más pobre. Son consecuencias que todavía están en el rango de nuestra imaginación. Pero también habrá efectos que ni sospechamos porque serán inéditos, y serán precisamente ésos los que marcarán la identidad del siglo XXI

5 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu espiritu solidario, por el taller de poesía en una prisión. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sabes cuánto te admiro, Andrea. ahora te voy conociendo un poco más a través de tu escritura.

    Te mando un fuerte abrazo, chilena, y te enlazo a mis Blogs.

    ResponderEliminar
  3. Andrea, en la prensa y en Tv sólo se habla de macroeconomía, y a países como Brasil, Perú y Chile les va muy bien, que están creciendo por encima del 6%, pero cada vez se ven más pobres. Parece ser que no va todo tan boyante y se dice que la próxima crisis será aún peor que ésta. Así que hay que ir pensando en ponernos la curita antes de la herida.
    Un abrazo y feliz domingo.
    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  4. Cuándo de solidaridad y creatividad como la que vos estás dedicando con tu taller desde la cárcel, ¿es una utopía pensar que la economía oficial son nros. pero con las letras y el arte nos podemos comunicar y adquirir un poco más de nutriente para el alma, que de eso, los economistas no se ocupan?

    Un abrazo fraterno y Felicitaciones por todo lo que hacés.

    Expreso aquí mi admiración hacia vos.

    ResponderEliminar