martes, 7 de febrero de 2006



Hoy en la mañana, justo antes de que mi mamá partiera a trabajar me pregunto si me gustaría ganar algo de plata. Obviamente no puedo rechazar ofertas de ese tipo. El trabajo consistía en enseñarle a publicar fotos y música en su blog. Acá va la primera de muchas fotos! Había pensado en alguna de la Andreita, pero prefiero no arriesgarme a que me rete, lo más probable es que según ella salga fea, por lo tanto opto por poner unas flores, una de las pasiones de mi mamá.
Estas son de un viaje a Holanda, donde no se le ocurrió nada mejor que contrabandear tulipanes. Por supuesto, nos detuvieron en policía internacional y tuvimos que dejar la mitad de ellos en el aeropuerto. Fue una verguenza!!! el resto lo teníamos camuflado entre cajas de juegos, calcetines, regalos y lo que fuese útil para que los bulbos pasaran "piola". Hoy quedan algunos en la casa de Tunquén, el resto murió en el intento de sobrevivir al clima costero.

Antonia, la hija = )

6 comentarios:

  1. Andrea, gracias por tus comentarios, que choro es tener una polera de pelé. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bien ganadas las lucas.
    La mamá reemplazada por flores hermosas.¡Linda foto!

    A

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonia, escribes muy bien. Hermosas las flores, enséñale harto a tu mami, para que nos pueda regalar, además de sus relatos, imágenes y melodías.

    Cariños, Iris.

    ResponderEliminar
  4. Dile a tu madre, apasionada por las flores y bulbos que fue capaz de pasar esa verguenza por lo que se supone es una buena causa, que ya le toca escribir algo que estamos ávidos de sus lineas y miradas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo16:28

    Las hijas y la madre son un amor.
    Lo dicen quienes lo saben muy bien,
    los tíos, que viven en Alemania.

    ResponderEliminar
  6. Amo las flores y la esperanza que traen, amo el color, la forma en que se muestran,
    sueños hechos perfumes y miradas verde olivas.
    Y siento que estallan en la tierra, que se suben a una quimera
    esas flores me acompañan,
    el agua beben gráciles y a la luz se acurrucan.

    ResponderEliminar