jueves, 19 de enero de 2006

...nos seguimos juntando...

Hay grupos y grupos, pero este...
Bunster y Bunster, Clerk, Herrera, Martinic, Eyzaguirre y Brandes.
Las dos mujeres al final, nobleza obliga, ahora que somos gobierno...
Y, como en el tango de Piazzola..."cada uno con su luz, brilló y amó a su manera..." partiendo por Clerk, que no sólo desplegó los propios y múltiples talentos, sinó los de la línea genética completa. De un bolsillo de la chaqueta surgió Miguel, el hijo, y su maravillosa interpretación de Bach en guitarra, del otro, el padre, tenor que haría hecho languidecer a Pavarotti, y de la boca de Miguel Angel, historias de su casa de infancia y de su casa de ahora. La primera parece haber funcionado como envoltorio, como contenedor de un grupo de chiflados por la música, con una mamá cariñosa y acogedora a las tres de la mañana, y con un padre que era la alquimia perfecta entre el músico y el boxeador. La casa de ahora, una nave espacial, una casa inteligente cuya tecnología de punta sólo ha podido ser descifrada por el perro...Instalados en la música, comienza a aparecer Julio Martinic, que de observador intrigado se va abriendo paso para dejarnos prendados con su relato, con su pasión, con su finura y su determinación de croata. De niño, en tierras australes, quiso ser arquitecto, pero la maestría de dos profesores, el de matemáticas y el de música lo llevaron a estudiar ingeniería en sonido, a aguzar el oído, a aprender a escuchar y a entender la música como experiencia única, cuyo resultado es algo que acontece más allá de la sumatoria de tonos, ritmos o silencios. También, más allá de esa sumatoria lo escuchamos nosotros, o, al menos yo, que me voy emparentando con sus pensamientos y me acuerdo de la Madre Cecilia, mi maravillosa profesora de música que nos hacía cantar y cantar y cantar y de la Madre Angélica (cómo no te voy a querer, monjita de mis amores, si por ti conocí las flores, los lirios, los pensamientos...). Y, con el corazón en la belleza, un leve giro y ahí está...nuestro coloso vikingo, Felipe Bunster contándonos de su casa de Lampa, que tendrá pisos con incrustaciones de soles hechas en maderas centenarias, que tendrá una loma plantada de naranjos y limoneros que las van a oficiar de centinelas, y un marmol rosado, sacado a cincel de las canteras de Carrara que va cubrir los muebles de la cocina, entregando su lomo de piedra para el picoteo de tomates y cilantros. Nos cuenta que el oficio de pintor lo aprendió en el taller de su mamá, y yo pienso que de dónde vendrá esa energía desbordada, convertida también en una sumatoria mucho mayor que los colores y las formas de sus cuadros. Está asombrado, ha vendido sus pinturas como pan caliente a través del blog, porque, así nosotros, vende la belleza de sus cuadros asociados a su personalidad, mezcla de bucanero y poeta.
El "otro" Bunster, el con nombre de Arcángel, observa y preside. No le interesa hablar, sólo escucha y sigue atento nuestras piruetas. Está escuchando las conversaciones cruzadas y me imagino que va y viene pensando qué diablos tiene que ver toda esta energía puesta sobre la mesa, con los blogs. Un misterio cómo logró mezclar los dados sin mezclar nada, porque cada uno sale en defensa de lo propio considerando lo ajeno. Pienso que Gabriel, además de sorprendido, lo está pasando fantástico!! Salud por eso!
Se estaba poniendo el sol cuando llegó Raúl Herrera, libre como siempre, dueño de su blog y de su tiempo...Nos explicó su camino recorrido en materia de fé, porque a esas alturas, habíamos transitado de la música a la ingeniería, de la ingeniería al arte, y del arte al Artífice, es decir, hablábamos de Dios. Un camino singular el de Raúl, que partió siendo creyente y observante católico en su infancia y adolescencia, para dar paso a un ateismo militante, que a su vez dió paso a una visión acogedora de la espiritualidad en su concepto más puro y, como no, conociendo al personaje, más libre y particular. Aquí la conversación se encendió, con Clerk argumentando desde la ingeniería eléctrica y recomendándose para trabajos de electricista a domicilio, y Martinic citando al emperador Adriano de la mano de la Margarite Yourcenar, solidarizando vehementemente con el romano en términos de lo insufribles que son las religiones monoteístas, particularmente la cristiana, que agrava la situación de la intransigencia judía con la aspiración evangelizadora. Y aquí apareció la Pilar, nuestra preciosa (y generosa!) anfitriona, verdadera guerrillera del amor de Jesús, pura espiritualidad encarnada, me recordó la pasión y la inteligencia de los Jesuitas. Incisiva, cariñosa, intransigente con la mediocridad, me pareció que está en un proceso distinto de comprensión, de una cohesión y una libertad, simplemente...maravillosas. Desde ahí, pregunta, increpa (pero que crestas te pasa a TI, con esto (a Miguelangel), no a los celtas!) se ríe, se tira en el sillón, le toma la mano al vecino, está en el punto de inflección exacto entre la tierra y el cielo, como la copa de vino descrita por Miguelangel. Ya al final de la fiesta se incorporó José Ignacio, marido de Pilar. Me pareció tan generoso...entró a la pajarera en la que habíamos convertido su casa, como quien entra de visita. Cauteloso y con sentido del humor, ojalá se sume...
Yo, sobre mi, es poco lo que puedo decir que no haya dicho ya....tal vez reiterar mi asombro, mi placer y mi ilusión de ver desplegados tanta pasión, tanta delicadeza, tanta diversidad y tanta hermandad en un grupo de personas que apenas se conocen.

17 comentarios:

  1. Andrea, ¡que regalo!, te leo, me trasporto, les observo, me emociono.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y no paras de asombrar a los que te ven, los que te sienten y quieren cuidar más...
    Eres una mujer impresionante. Y ayer aprendí de ti lo escencial; la voluntad, la valentía y garra te hacen llevar la vida en tu bolsillo.
    ¡Te quiero mucho sabes!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo17:45

    Andrea
    Yo que no te conozco, pero que te leo, te estoy adorando.
    Los ojos con que miras son mágicos,bondadosos y tan inteligentes. Prefiero no conocerte, si te conozco...cago!
    Alguien por ahí pidió que subieras tu foto. Me sumo a la petición

    Rodrigo

    ResponderEliminar
  4. Andrea:
    Eres simplemente increíble.
    Y para los que no te conocen y ya no dan más... les digo que así como escribe, es toda ella. Es tan rico haberte conocido y quererte. Te quedaste en mi corazón esa noche... y no te olvides que tenemos un almuerzo pendiente. Estoy a la espera.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el cariño puesto en los comentarios, temía la aguda observación de las absurdeces del día a día con que nos has deleitado, pero con nosotros como tema.

    ResponderEliminar
  6. Andrea, este post me recordó a esas tardes de tertulia en la época de la colonia, fantástico! Es probable que Julio no lo haya comentado, pero no sólo sabe mucho de música, además, canta muy bien así que para la próxima, pásenle el micrófono y verán que tengo razón. Cariños.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus comentarios. quedo atento a la próxima junta. Cariños

    ResponderEliminar
  8. Anónimo09:57

    Denuevo por aquí.
    No soy buen escritor, por eso no tengo blog, pero me gusta leer.
    Lo mejor es leerte a ti antes de pertir el día, (que parte de otra manera).
    Yo también digo: "LA FOTO, LA FOTO, LA FOTO!!!!!"
    PD. Me están dando envidia las juntas de bloggers....

    Raimundo Lorca

    ResponderEliminar
  9. A la legua se percibe que fue una juntada MUY edificante, llena de temas enriquecedores y -según se desprende del relato vivencial de la reportera adjunta- muchos cariños.

    Un afectuoso saludo,

    A

    ResponderEliminar
  10. Gracias Andrea, escribes como una diosa, y armas una narrativa de una reunión donde me muestras cosas que recuerdo solo con tu relato.
    Tu relato hace mas grande la reunión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Ideas van y vienen, vuelan y se diluyen, salvo que allí, agazapado, alguien las capture, las discipline y las exhiba.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  12. Queridísima Andrea, estoy pérdido en las cercanías del mar, y, acabo de leer tu maravillosa síntesis de nuestra junta, sólo puedo decir gracias por tu forma de expresarte, gracias por tu mensaje y lección de vida, gracias por haberte conocido y contarte entre mis amigos,
    Un mensaje para los pedigueños de fotos, para ellos va una frase del principito, Lo verdaderamente esencial es invisible a los sentidos, amigos, Sólo un pintor podría capturar y transmitir la interiodad de esta mujer colosal que tenemos enfrente, algo así como la Andrea Lisa, una sonrisa misteriosa, llena de fuerza, humor y un entrono con mensajes esotéricos y filosóficos.
    Cariños

    ResponderEliminar
  13. Comparto con Miguelangel, "Lo esencial es invisible a los ojos, sólo se ve de verdad con el corazón".
    Bien Andrea, cada capa que develas muestra ser mejor que la que abandonas.
    Un abrazo desde el nublado sur.

    ResponderEliminar
  14. ok, bueno, tengo q dejar algun comment a cualquiera q tenga dentro de sus links al freak de fernando flores...
    salu2

    ResponderEliminar
  15. A veces la magia está en las cosas más simples.

    F.

    ResponderEliminar
  16. Andrea:
    Qué experiencia más potente y nutridora!!! Como que hacen falta más de estos encuentros hoy en dia, no?
    Un saludo cariñoso desde el norte!

    ResponderEliminar
  17. Que lindo encuentro de mágicas empatías que por "causalidad" se unen una vez más en este capítulo del peregrinar de la vida.

    ResponderEliminar