viernes, 30 de junio de 2006

28 comentarios:

  1. Anónimo20:05

    Andrea Brandes
    te vi bailando en el cumpleaños de la Andrea Arrivillaga. Realmente bailas como si te hubieras tragado cada nota, nos dejaste a todas impresionadas. Nunca he visto a alguien con una forma más bella de bailar. Bailas como escribes.

    ResponderEliminar
  2. ANDREA BRANDES VIENE VOLANDO

    ENTRE leopardos que asustan, entre sudores,
    entre gordas/flacas, entre espejos ciegos,
    entre salsas-cumbias, entre pasos falsos entre ciertos pasos,
    vienes volando.
    Bajo hechizos de colett, bajo altos pesos,
    bajo guatas al aire y crisantemos ,
    bajo las últimas ninjas de gimnasio,
    vienes volando.

    Neruda se re re tuerce en su tumba nobel, pero en fin, su esfuerzo sra del loro, merecia una adaptacion de alberto rojas jimenez viene volando

    ResponderEliminar
  3. Buenísima la segunda parte del Gimnasio. Espero que la saga continúe para ver qué pasa con aquellos nuevos personajes.

    ResponderEliminar
  4. En algùn minuto de mi vida asistí a aquellas clases de baile. Tu relato me hizo recordar aquellas pesadas de la primera fila que no saludan y se creen que el gimnasio es de ellas. Yo bailaba en la segunda fila y nunca me dejaron pasar para adelante. Había que caerles bien a la elite. Eran más pesadas que tanque a pedales. Por lo tanto, a muchja honra me mantuve en mi segundo lugar. Como soy miope, desde allí me veia muy bien en el espejo. los detalles no los podía visualizar jajaja.

    ResponderEliminar
  5. FELICITACIONES, HACE MUCHO NO LEIA ALGO EN UN BLOG QUE ME DEJARA ATRAPADA Y ME COSTARA TANTO LEERLO ENTRE LAS LAGRIMAS DE RISA.
    TODO ES TAN REAL, CUANDO YO IBA AL GIMNASIO ESTABA ESO DE LAS FILAS, Y YO COMO SOY RARA, A VECES ESTABA EN LA PRIMERA, A VECES EN LA TERCERA, A VECES EN AL SEGUNDA, FINALMENTE TERMINE COMO EN LA CUARTA EN UN RINCON, JUNTO A DOS NIÑAS MAS, ERAN DEMASIADOS LOS GIROS ERRADOS QUE TERMINABAN EN UN PISOTON O UN MANOTON O CODAZO EN UN OJO, TERMINE EN EL RINCON ESCAPANDO DE LA TORPEZA DE MIS COMPAÑERAS DE LUCHA, LO PASABA MUY BIEN, Y TODO LO QUE DICES ES MUY CIERTO.
    EXCELENTE POST.

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo el post y aunque nunca he asistido como alumna a un gimnasio,si como espectadora, he podido observar la diversa fauna de los que asisten y creo está muy bien reflejado en lo que escribes.
    saludos
    erika

    ResponderEliminar
  7. Jejeje.
    Qué relato más entretenido. Sin mayores pretenciones, pero -por lo mismo- efectivo, emotivo y empático.

    Los elementos narrativos (y también dramáticos) dispuestos con cuenta gotas, me llevaron a disfrutarlo al máximo.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. Raimundo Lorca13:29

    Eres muy divertida!!!
    Tienes un sentido del humor a prueba de balas, aunque integres la tercera fila, la de las "depresivas".
    Un abrazo a través del ciberespacio

    ResponderEliminar
  9. y hay quienes dicen que el cuerpo es sólo carrocería, tendrían que leerte y comprender que el cuerpo es magia, arte, armonía y combate?

    cariños,
    Iris

    ResponderEliminar
  10. Muy buena segunda parte, amiga de la fila 3... Felicitaciones!!!
    Y espero que los fantásmas de la depre, amargura y miedo revueltos, se disipen de una buena vez.
    ¡Estoy muy felíz por las buenas nuevas!

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué entretenido!

    Genial tu observación de los espejos y las actitudes de algunas al ver sus rostros reflejados. Hasta autobesos había por ahí, qué cómico.

    Y te diré que, dada tu delgada figura, no necesitas gimnasio.

    Abrazo,

    AAB

    ResponderEliminar
  12. Rodrigo Infante20:20

    Andrea, musa que transitas por los satélites y aterrizas en mi computador para regalarme un montón de letras en las que se envuelve tu ser maravilloso.
    ¿De dónde vienes?. De dónde tu humor? ¿de dónde tu alegría? ¿de dónde tu agudeza?¿de dónde tu pena?
    Grande Andrea!

    ResponderEliminar
  13. Ah, ¡y me sorprendió tu conocimiento de "La Canción del Pirata"!, de Espronceda.

    Me crié escuchando esos poemas de corte antiguo, tan bien rimados. Tanto así, que me cuesta con la poesía "moderna". A veces no sé distinguir si se trata de una excelente oda... o de una tomadura de pelo.

    Abrazo,

    AAB

    ResponderEliminar
  14. Excelente relato, un verdadero gusto, como siempre que leo por aquí.
    Gracias por las visitas y la sigo leyendo.
    M.M.

    ResponderEliminar
  15. Para llevar tan poco tiempo en un gimnasio pudiste observar de inmediato tu entorno, ¡felicitaciones! describiste con exactitud lo que sucede en una clase de baile,step,combat y lo más impresionante es que ocurre en todos los gimnasios lo mismo independiente de la ciudad o país.
    Notable eres muy divertida.

    ResponderEliminar
  16. Bien Andrea....diste un golpe maestro a esas sirenas cabezas huecas de la primera fila.

    Tu relato emerge como una gran venganza para todas las que nos identificamos con las de la tercera fila para atrás.

    Chauu.

    Paola

    ResponderEliminar
  17. A propósito...me pareció excelente tu clasificación entre depresivas y narcisas...agregaría (por experiencia propia), que las de la primera fila, aparte de narcisas tienden a ser insoportablemente histéricas. Y entre ser depresiva o histerica, prefiero lo primero.

    Saludos

    Paola

    ResponderEliminar
  18. Antes me resistía
    a ir al gimnasio
    lo encontraba
    super ridículo.
    Ahora ya voy desde hace cuatro meses, (todo un logro) y no solo lo tolero, a veces hasta lo disfruto... y lo que mas me gusta es observar toda la fauna, que desfila entre las maquinas de pesas,las trotadoras, elipticas, step, spinig,etc. Hay bastante diversidad. Como tu comentabas, yo tambien perdí un cierto pudor de hacer ejercicio en publico (tan tipico de nosotros los chilenos). En Buenos Aires me sorprendiá la cantidad de gente que hace deporte al aire libre, en parques y plazas a la vista de todo el mundo, en cambio acá como que se concentra todo en los gimnasios.

    Muy interesantes tus relatos

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Andrea..
    Primero que nada debo comunicarte que no te conozco y también debo decirte que tu pluma es de una agudeza fantástica, pero mi comentario no tiene que ver con los gimnasios ni tampoco con los joyas vistas en una vitrina de Las Vegas, sino mas bien con los territorios de Ultramar.
    Hace un par de días atrás navegaba por este mar de internet buscando a un pirata que me había robado una imagen del Archipiélago Juan Fernadez; lugar que frecuento hace ya mas de tres lustros y que tiene una singular importancia para quién te escribe...
    Y para mi sorpresa leo tu artículo sobre el mentado tesoro de Lord Anson..
    Sin lugar a dudas los datos esbozados por ti son interesantes, aunque debo decir que a lo largo de las multiples visitas que he hecho al Archipiélago me he topado con otras aristas que no necesariamente hablan de números y onzas, sino mas bien con algo que se circunscribe a la imaginería propia de un entierro...
    Atentamente..
    Gabriel Pérez Mardones
    Fotógrafo

    Pd. Si te interesa...
    retratohablado.blogspot.com
    o bien a gabrielperezcl@yahoo.com

    ResponderEliminar
  20. Definitivamente esto de los gimnasios parece una plaga. Yo ya cumplí 3 meses visitando uno y realmente se ven personajes bastante singulares.
    Se agradece la visita por mi blog. Si se le ocurre una fórmula de apoyar proyectos de fotografía patrimonial por favor hágamelo saber.
    Saludos,
    TitOz

    ResponderEliminar
  21. jajajaj. Que divertido, La verdad que el gimnasio es un habitat particular, yo lo disfruto porque mis pretensiones es liberar endorfinas..soy adicta, jajajaja

    ResponderEliminar
  22. Hola andrea !!! ( sonó como el programa del mega...) ... Bueno otra vez por acá... hace timpo ya había leído el post de la entrada al gimnasio, me sorprendió que aún estes en la línea así que por eso FELICITACIONES.... y espero que mantenerte en el, te de aún más vitalidad para seguirnos escribiendo estos tan entretes paisajes...

    Que buena la que le hiciste a la saco de plomo,.... Ese tipo de gente realmente no la soporto es más me dan ganas de darles tanto o más como tu lo hiciste...

    Viste... yo me vengué del mimo por todos ustedes.. y en tí he cobrado venganza contra esos patanes...

    Felicitaciones....

    Negro

    ResponderEliminar
  23. siempre me rio contigo, me pasa algo cercano cuando llego a casa a ver al sportagus de lazytown del discovery con mi hijo a eso de las 8, es un tipo que salta para todos lados y mi hijo y yo hacemos lo mismo , intento darme vueltas en el aire o hacer como, cuento corto a los 5 minutos con zapatos de oficina todavia puestos (mi hijo no entiende eso de aclimatarse a la casa) ya no puedo más y le digo hijo , tengo que tomar onces.

    ResponderEliminar
  24. Lucha de clases en el gimnasio. Ramillete de mujeres. Ni la mala es tan mala, ni la buena tan angelical. Excelente. Una delicia.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  25. Ludwig Weil17:28

    Toco violin hace muchos tiempo.
    Me paso algo increible despues de leer tu articulo. La frase "bailar, amigos mios es cerrar los ojos y moverse como si uno se hubiera tragado cada nota" y "las los dedos SON las corcheas que se zambuyen por la oreja" me dejo helado y maravillado.
    Ahora, cuando toco (humildemente) este instrumento que me llena de gozo y me hace sufrir, me acuerdo de tu frase y la musica fluye como no ha fluido nunca.
    GRacias!!Gracias!!Gracias!!!

    ResponderEliminar
  26. No tolero el gimnasio, me cargan esos mil ojos que te atrapan cuando entras, y mas encima obviamente , quien es la gil descordinada que entra y se pone en la cuarta fila???, YO PO!.
    Muy divertdo en todo caso, me rei mucho.
    las carteras

    ResponderEliminar
  27. Tu no estás en la tercera fila... Circulas sobrevolando como el puelche ese espacio, entrando y saliendo de los espíritus de las danzantes. Tu creas y estás encima, alrededor y adentro. Comentas y disfrutas la existencia de todas y cada una de las ejemplares de la fauna descrita. Depresión, humor. Cine italiano de antaño (saudade).

    Gracias de nuevo por tu mágica versatilidad. Haces volar de un poema como "Locura", a un escrito como este.

    ResponderEliminar