domingo, 13 de agosto de 2006

EL ZOOLOGICO

PEQUEÑO RELATO EN VERSO

CAPITULO II

EL AQUARIO



Sumida en un triste abandono
después de romper con el mono
y para cortar el calvario,
decidí meterme al acuario.
Qué impresión los colores
y los peces como flores
de ese mundo sumergido.
De las aguas sin sonido
con jardines de corales
y las algas, los rosales
en ese mundo inverso.
Ahí la luz del universo
copuló el germen de vida
en esa agua prometida,
la de la piedra angular
donde se hicieron al mar
peces y estrellas marinas.
En las aguas cristalinas
vi nadando mil pinturas
vi preciosas miniaturas
y no me puede controlar.
Decidida a reencarnar
hice acopio de valor.
Mi patético candor
me trepó por el escote
y cuando fuí saliendo a flote
con mis ansias de aventuras
me escapé por las costuras,
del vestido y de la enagua,
diluí en vapor de agua
y pegué un salto a la pecera!
Floté entre burbujas y esferas
me salieron escamas y cola
y partí cabalgando una ola,
forrada en mi traje plateado.
Nadé ese paisaje azulado
de belleza sumergida
y de pronto, sorprendida
reconocí a los personajes!
Mismas caras, mismos trajes
curiosa versión pescado...
el mismo choro pesado
el mismo camarón sonriente
la barracuda y sus dientes
y los locos despistados.
Picorocos apasionados
y estrellitas vanidosas
dulces lapas cariñosas
y pulpos enredados,
fieles hombres replicados.
Una cholga gritó la alarma
¡pescados, ahora se arma
se nos viene el mariscal!
pescados, es la hora final,
llegó la lancha pesquera!!
En toda esta pelotera
los pescados dirigentes
con cara de inteligentes
querían llegar primero.
Soy yo el que lleva el pandero
sentenciaba el rey Neptuno
no me parece oportuno
nadar para hacerme a un lado
por algo fuí el rey pescado.
Me niego a dar la pasada
a esa valiente pescada
que aunque se empeña en nadar
tanto le cuesta avanzar.
Vi un pescado empresario
que quería comprarse el acuario
dándose de empujones
con otros medios mamones
unidos e independientes
pero que eran más obedientes
que el ejército prusiano.
Y vi al consejo de ancianos
en camino a la extinción
al codazo y al zopetón
y a pinchazos con las crines
de un par de erizos colorines.
Vi a los congrios colorados
los vi gritar exaltados
que los pescados, unidos,
jamás serían comidos !
por la lucha y la revolución,
de la almeja y el ostión!!!
Tanto andar con la lesera
casi los pesca la pesquera.
Piures, jaibas y blanquillos
se libraron del caldillo.
Entre tanto tiburón
que feroz desilusión.
Añoraba ver la luz
reencarnando en avestruz
en conejo o en gallina,
volver a ver la esquina
de mi calle, ver mi hogar.
Me arranqué de ese lugar
y salté de la pecera
me puse mi pollera
y juré no volver más!

17 comentarios:

  1. Hasta los pescados rememoran la consigan "pescados unidos ,jamás serán comidos"

    ResponderEliminar
  2. Ah, que fiesta de imaginación; que mente la tuya que caminando imagino bajo uno de esos acuarios enormes de los países del norte, saltas desnuda para que la experiencia de inmersión y compenetración sea total; igual te llevas tu humanidad que terminas viéndonos a todos ahi bien representados.
    Anda a ver a Parra y suelta por ahi la loca pluma tuya.

    ResponderEliminar
  3. Es un sueño de las mujeres ser sirena y de los hombres, encontrar una.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  4. Esteban Vergara C.13:27

    Ese mundo inverso donde las algas son rosales...Notable!
    La piedra angular, el agua prometida. Después de esa descripción sublime, encontrarte con la fauna marina, con el choro pesado, el loco despistado, el picoroco apasionado. Genial, Genial
    Yo también digo: Grande Andrea Brandes

    ResponderEliminar
  5. Andrea, como siempre estuviste genial. Magnífica analogía de los arquetipos de nuestra sociedad y de las situaciones típicas que en ellas acaecen. El desorden, el caos y su consiguiente desilusión de la misma nos llevan muchas veces a dar media vuelta y descansar en el único lugar donde podemos estar tranquilos (bueno, para la mayoría, creo): nuestro propio hogar.

    Abrazo, Oscar.

    ResponderEliminar
  6. hola andrea
    me he entretenido mucho con tus relatos de el zoologico. En el mundo de los peces retraste la vida de muchos, sinceramente genial.
    saluudos, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Anónimo19:39

    Andreita:
    cala hondo tu analogía entre la fauna marina y la humana,,,
    Pensándolo bien, se repite en el mundo animal y alado!!!!!!
    La verdad es que siempre nos sorprendes!
    No te demores mucho con tu próxima aventura.....
    Mutto.

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla ese cúmulo de imágenes submarinas y su ordenada estructura, con miedos y deseos yo siempre te leo...
    Un beso..
    Gabriel...

    ResponderEliminar
  9. Para variar, avanzando hacia los corales del alma, llena de oxígeno profundo. Nadando y braceando como pez en el agua...

    ResponderEliminar
  10. Bravo!
    Bravísimo!
    Que siga la saga que tu pluma ampara de tus lúcidos sueños, cual espejo infinito de realidad cotidiana y ambiciones secretas, sensualidad incluída, sin ver una salida, caballeros y damas:prosiga esta partida!
    Andres

    ResponderEliminar
  11. Andrea, Tienes un estilo UNICO.
    Felicitaciones!!!!
    Entre el zoológico y la pecera, no me pierdo la tercera...

    ResponderEliminar
  12. de lo más interesante este relato versificado que nos entregas. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Entretenidísimo verso, Andrea.

    Fíjate que sólo extrañé
    a langostas y calamares...

    para tener bien completos
    acuarios, océanos y mares.

    Abrazo,

    AAB

    ResponderEliminar
  14. Pucha andrea que soy chora... siempre pasar por acá es un agrado la cagaste... me encanta tu onda...


    un abrazo,

    Negro Astorga

    ResponderEliminar
  15. Es lo más delicioso que he leido en años, tu talento es sorprendente.
    ¡Viva Chile!
    M.M.

    ResponderEliminar
  16. JUAN FRANCISCO MUÑOZ20:01

    El empesario que se quiere comprar el acuario (ja ja ja) que se da de empujones con otros medios mamones.
    Tienes razón, putas que son mamones los unidos e independientes
    (la UDI) una manga de gansos por fuera y barracudas por dentro, que se los traen. Si el "empresario" no se compra el acuario, está clarito que se lo van a "adjudicar ellos", así como gritaron VIVA CHILE cuando vino la privatización de las empresas públicas en la época del tiburón.
    Así consolidaron sus fortunas. Tienen a los congros colorados (PS,COMUNISTAS, PPD (claro que esos son como el "camarón sonriente" de tu poema, les gusta para los dos lados) y al consejo de ancianos (La DC, ja, ja , ja, que buena metáfora) repartiéndose los cargos públicos (las peguitas), es decir comiéndose los puros chapaleles, mientras ellos son los dueños de la olla, del fuego y, por supuesto, del curanto, y no reparten ni por si acaso ( a los más le tiran un par de pesos al Padre Hurtado)
    TE PASATE CON TU RELATO-POEMA.
    QUE BUENO RESCATAR LA SÁTIRA PO´LITICA A TRAVES DEL HUMOR. CUANDO VA DE LA MANO DEL TALENTO, DE LA SENSIBILIDAD, DE LA AGUDEZA, DE LA FANTASÍA, DEL DESBORDE, DE LA FUINURA...ES LO MEJOR. ANDREA, ANDREA,ANDREA...NO PARES, A ESTAS ALTURAS, YA TIENES UN DEBER CON ESTA PATRIA NUESTRA, CARTUCHA Y OLVIDADIZA.
    UN BESO DE QUIEN TE QUIERE Y NO TE CONOCE PERO TE CONOCE.

    ResponderEliminar
  17. Realmente me gusto tu relato tan original me gustaria leer mas de tus escritos.

    ResponderEliminar