jueves, 8 de marzo de 2007

DE TANGOS Y ARCOIRIS

Hace un par de días volví de Buenos Aires.
Mis hijas y yo directo del barrio de Palermo, que les cuento, es como nuestra antigua Ñuñoa antes que se la fuera tragando la picota. A Palermo parece que ya nada lo mata, porque los barrios se salvan cuando los declaran monumento nacional, que no es el caso, o cuando pasa algo inesperado. Y aquí lo inesperado rescató al ladrillo. Palermo es el paríso gay, isla multicolor de hombres enamorados, paseando libres como canarios fugados de la pajarera. Los dependientes de las tiendas son gay, los diseñadores de ropa, la mitad de los clientes, los reataurantes, los cafecitos con enredaderas, los hoteles boutic, todo gay.

Fuimos, no faltaba más, a parar a un precioso hotelito gay, en que nos sirvieron agua mineral y té inglés mientras llenábamos los formularios. Un agrado. Esto, antes de darnos la noticia de que había ocurrido, por treta de duendes, un problemita con la reserva. Por supuesto que había solución, como ocupar el "Apart" del hotel, justo en la vereda del frente. La cosa prometía, probablemente un loft arreglado a todo trapo, cool, medio japonés...asiesque nos decidimos a pasar la tarjeta. Desde ahí la cosa fue en picada. Que Apart ni que ocho cuartos, UN solo cuarto, con colchón de fakir, baño trancado que llenábamos usando el papelero y el cable de la tele sujetado con dos parches curita. Sin citófono ni teléfono y un aire acondicionado como para entumir a la morgue.
En fin, pensamos, hay cosas peores. Igual bonito Palermo, a pesar que tanta finura mató las parrilladas ( por ordaca), y parece que también a los argentinos, que salieron arrancando.

Lo gay del barrio dejó de impresionarnos a la media hora. En realidad era entretenido, y, por lo demás, que vivan los besos, que importa quien los da y quien los recibe. La cuestión es que los dos estén de acuerdo.

La primera noche dormimos bastante mal, pero dormimos. A la segunda,¡¡¡ bang bang bang,!! (una de la mañana).
Tres de la mañana, bang bang bang, lo mismo, acompañado del improperio: "que te mato, travesti chupa..."(algo que aquí no escribo).
Terror detrás de la cortina. Crash, una botella reventada contra el muro de Las Ocupa. Abrazadas haciendo equilibrio en una sola cama, nos dió la madrugada. Como tránsfugas, apenas salió el sol, sacamos discretamente la cabeza al aire, para encontrarnos con el grafiti que nos dejaron de recuerdo. Inmundo, además de injusto, porque nosotras cuatro, ¡¡¡todo natural!!!

Para pasar las penas, partimos en la noche al café Tortoni. El mentado café Tortoni, en que flotan por más de cien años, conversaciones de poetas y pintores, así como hermosos sueños de estudiantes, triturados en la mesa del lado por estrategias de políticos.
En la catacumba del café, el esperado espectáculo de tango. Nosotras, esta vez si que si, agarramos primera mesa. Fue lo mismo que hacerse el harakiri.
Al principio, todo normal. Tres bailarines engominados, bailando sensualmente con tres mujeres que hacían milagros sobre los tacos. Precioso, en realidad.
Después de la "pequeña pausa", al cantante que hacía de maestro de ceremonias, le dió con el consabido: "a ver a ver, ¿de dónde son nuestros ilustres visitantes?"
"de Ostroulia" (Australia) clap clap clap, de Brasiiil (como treinta), de Deutschland...
"y a veeer,-se venía venir- pero si nos faltan estas cuatro chiicas de la primera mesaaa!!!" ¿de dónde son, nenas?" Nosotras despacito:... de chile,.... "pero que no se oye, a ver chicas, más alto, de dónde son:
- nosotras ...¡¡¡ DE CHILE!!!
-"..del país hermaaano, pero que ramilleeeete. "A ver si suben estas cuatro nenas al escenario"
....PÁNICO!!!, situación de alto riesgo! ("mamá, ni amarradas, no se te ocurra, nooo, esto no nos puede estar pasando...")
Canchero, con paso de tango, el tipo se bailó los peldaños del escenario y las emprendió con nosotras a tirones. ¡Todas arriba de la tarima, miércales! y el honorable dale con la cargantería de "quei khan-ten, quei khanten"!!
Por instrucciones del engominado, terminamos las cuatro abrazadas, balanceándonos al compás de ese hermoso tema que dice más o menos así... "si vaaas para Chile, te ruego viajeeero, ....mi amaaaada, es una casiiiitaaa....enclavaaada". Nos faltó hacer la ola, o cantar don Otto y don Federico. Terminado el calvario, mis hijas huyeron en estampida. A mi lo del escenario me quedó gustando. Agarré el micrófono y me canté el Caminito, abrazada a Gardel que me llegaba a la clavícula. ¡¡Saqué aplauso cerrado!!!

Por lo tanto: si van a Buenos Aires, vayan a Palermo. Prepárense para el mundo del arcoíris, no se olviden que este es el siglo XXI, y si van al tango del Tortoni, no se sienten en primera fila, a no ser que les guste cantar!

13 comentarios:

  1. Anónimo19:44

    Volviste, Andreita, musa que nos tenías abandonados.
    Que bueno volver a reir con tus historias, como siempre, notable!
    Abrazos

    Raimundo Lorca

    ResponderEliminar
  2. al menos querida, no debiste cantar sound sound!!! (alguna vez un amigo autoridad publica se preparó mucho para las fiestas patrias, fue inaugurar ramadas rurales, cortaron la cinta y se bailó la primera ranchera...) Multi, publi, homo o hetero, al menos en Palermo el tango es un señor que tuvo un linda señora que lo abrazara, re-bienvenida, y abrazos desde el Sur.

    ResponderEliminar
  3. Es la 3ra vez que ingreso a tu blog y encuentro "destacable" tu forma de escribir y declarar en algunos párrafos cosas cotidianas de una forma muy atractiva y entretenida. ¡Te felicito! y sigue contándonos más historias.

    ResponderEliminar
  4. Andrea...
    Que alegría saber que estás de vuelta...
    Lo cierto es que al leer tu post se me vino a la memoria mi primera visita a la ciudad de Buenos Aires y al igual que la tuya, estuvo teñida de circunstancias novelescas...
    Un beso...
    Gabriel...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo14:43

    Schön, dass Du wieder geschrieben
    hast!!!

    ResponderEliminar
  6. Tus crónicas porteñas, Andrea Brandes, son fenomenales.

    Habrá que ir a Palermo a ver a la tanguera espontánea.

    Abrazo,

    AAB

    ResponderEliminar
  7. Que bueno que volviste a escribir Andrea. Te extrañamos..... el palermo que describes ¿es palermo palermo? ¿o palermo hollywood?

    ResponderEliminar
  8. Genial; otra vez a reir a carcajadas con tu particular manera de contar historias, aparte de las historias que te pasan.
    Te estoy viendo embalada arriba del escenario, después del tironeo de las cuatro, con caras de no muy buena noche anterior luego de esa increible dramaturgia de medianoche gay.
    Hacian falta tu espiritu y tus cuentos.

    ResponderEliminar
  9. .. y pongámosle un poco de tango de acompañamiento.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo00:24

    Qué buena historia. Me estoy tentando con sentar en la primera fila... a ver si salgo a cantar.
    CG

    ResponderEliminar
  11. Andrea,
    felicidades por tu vuelta, nos hacían falta tus cuentos de cada día.
    Palermo actual es lo que es. Valga la simplificación. Siendo Palermo tan grande, la zona de los polacos, los sicoanalístas, de los militares de la dictadura, del jardín botánico y del zoológico. Pero el Palermo que describes ese que se encuentra cuadras atrás y donde ha surgido esta nueva movida, es el paraíso gay, es alternativo, improvisado, caótico. Pero también es el de una nueva era de librerías donde los sábados en la mañana se leen cuentos a los chicos y en las tardes tertulias de poemas, donde la moda es otra, la decoración vanguardísta, la comida -tal como dices- distinta, con un Casa Cruz o un Dominga, que plantean alternativas a las aún tradicionales parrilladas de los carritos frente al charco.
    Creo que tu audacia fué ir a alojar ahí donde muchos vamos sólo a asomarnos.
    Buenos aires sigue siendo un mundo aparte!

    ResponderEliminar
  12. Andrea, me habían hablado de tí e inmediatamente ingresé a tu blog. Estoy con hipo de la risa... pues claro que eso es Palermo en esa parte... seguramente viste la Revista del Sabado donde recomendaban este sector medio kirsh y que se veía tan curioso, por decir lo menos! Me voy a Pelermo en tres semanas... te juro que me sentaré en el rincón, a media luz y no diré ni "pío" ...gracias por el dato!!
    Me encantó disfrutar tu relato y volver a "esas callecitas que tienen un no sé que..."

    ResponderEliminar
  13. Queridísima Andrea, he dejado algunas huellas leyendo tus relatos que cada ves cobran más profundidad y altura, valga la aparente contradicción, sin embargo, pareciera que ha habido alguna falla técnica en mi blog, supongo que los dioses están celosos de tí, demasiado talento y humor en una sola persona, cariños

    ResponderEliminar