martes, 27 de marzo de 2007

ESPERANDO.......

Dicen que para hacer tortillas hay que romper huevos. Cierto, aunque nadie garantiza que la tortilla quede buena. Además de los huevos, se necesitan otros ingredientes que deben estar dispuestos al momento de hacer la mezcla. De puro huevo quebrado, no salen tortillas, salen huevos revueltos, o fritos.
En Santiago, río revuelto, y parece que estamos fritos.

El Transantiago es una tortilla improvisada. Estaban las buenas ideas y las buenas intenciones, pero faltó "de todo".
De partida faltaron buses. Además fallaron los recorridos, faltaron los paraderos, falló el sistema de cobro... y probablemente eso que ahora no se me ocurre, también falló .
Se rompió con un sistema malo, intentando implementar algo bueno, que quedó peor.

Ayer llovía a cántaros, y los usuarios del Transantiago buscaban cobijo bajo techos imaginarios.
Aquí no estamos hablando de techos imaginarios para el "hombre imaginario" del poema de Nicanor Parra. Estamos hablando de pobres santiaguinos de carne y hueso, empapados como pollos, imaginando un techo, pero sin más cobijo que el mismo cielo que los mojaba. Algunos se tapaban la cabeza con cucuruchos de papel, fabricados de la primera plana de "La Segunda", que anunciaba que el PIB se duplicó en los últimos tres años (!!!)

¿Paraderos sin techo? ¡ Peor!, con las vigas puestas pero sin la cubierta. Eso significa que alguien imaginó techar los paraderos... sólo que no se hizo. No cuesta mucho imaginar las explicaciones, pero esta vez, por favor no!, no las den, sólo agravarían la falta. No estamos hablando de nanotecnología, estamos hablando de un par de latas.

Tuve acceso a un borrador de libro (que ojalá se publique) escrito por Fernando Prieto y Sergio Spoerer, del que cito:

"En alguna parte de nuestra historia, empezamos a privilegiar las ideas más de la cuenta. Hoy, el que dice algo inteligente, ya queda como quien hizo su aporte. No se le exige un compromiso con la factibilidad de la idea, ni mucho menos con su ejecución. Se ha ido generalizando la convicción que la idea, una vez expresada, ya es una realidad"..."A mayor cobertura de la idea, más real se nos hace. La ejecución de un proyecto ya es cosa añeja y no le interesa a nadie..."
Más adelante señala "A nivel privado y público se ha ido perdiendo el gusto por el sentido del logro, materializado en completar exitosamente un proyecto"

¿Qué pasó? ...¿Cuándo se perdió la brújula? Veníamos tan bien, embalados con las nuevas carreteras, con los puentes, con los puertos...hubo logro, y mucho.
¿Qué cambió? plata no falta, con el cobre a 3 dólares la libra, ideas sobran...entonces...?

Me preocupa profundamente. No vaya a ser cosa que lo que "natura non da, Salamanca non presta", y que nuestros equipos de gobierno no se la puedan.
A la luz del caos del Transantiago, queda la impresión que falta entender que las transformaciones son sistémicas, es decir, un mundo de relaciones y repercusiones encadenadas. La falta de prolijidad en su concepción, en su diseño, en el proceso de planificación y en la ejecución, se retroalimentan, y tienen consecuencias que llegan a permear hasta la intimidad de sus usuarios. Las dos horas menos que están durmiendo cada noche, parte de quienes usan el transporte público, ha puesto de cabeza su vida laboral, su vida familiar, la salud del cuerpo, la salud mental y finalmente la salud del alma. Los pasajeros del Transantiago parecen almas en pena.

Por eso impresiona la docibilidad con la que tres millones de personas esperan y esperan.
En Francia, donde se agarran a peñascazos porque un inspector pretende amonestar a un ilegal que viaja a la mala, el numerito del Transantiago habría detonado la Revolución Francesa sg XXI. Con seguridad le habría costado la cabeza a más de un-una (paridad de géneo) prócer.
Nuestra María Antonieta se está librando por puntos, pero quien sabe...no vaya a ser que la cosa pase de castaño a oscuro. Basta que salgan denuevo los pinguinos a la calle y .... Por eso, urge devolver la dignidad a tantos compatriotas a la deriva del Transantiago. El aire se corta con tijera, mientras quienes deciden caminan sobre espejos trizados. Siguen contemplándose desde los fragmentos de sus rencillas, acusándose mutuamente de tener tejado de vidrio, mientras quienes esperan la micro, sueñan con un techo para el paradero. Si lo ponemos en feo, están sentados sobre un barril de pólvora y nos tienen a todos sentados en su falda.
No sé cuales son las medidas a implementar, probablemente no hay mucha posibilidad de maniobra en el corto plazo y la gente va a tener que seguir esperando. Lo que sí se, es que la palabra "gente" fue vaciada de contenido.
Es imperioso rescatar la confianza y la esperanza con la que fue premiada la Presidenta de Chile. Para reencantar y devolver la "alegría" que alguna vez fue, ella deberá seguir imaginando un país mejor, sin olvidarse que eso pasa por implementar soluciones para la gente de vedad, que no es imaginaria y que existe más allá del "imaginario" de los creativos de las campañas. La gente de Chile, son personas de cuerpo y alma.

21 comentarios:

  1. Esta Andrea suelta cada día más la mano y sus textos son deleite y reflejo de nuestra realidad. Este país necesita respetar y creer más en su gente y que buen medio son los blogs para que aparezcan voces como la tuya Andrea. Veo venir mas y mas voces hablando con calidad, inteligencia, sensibilidad y maestría.
    Gracias por tus líneas que alegran aun mas esta hermosa mañana de sábado.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:46

    Notable, Andrea Brandes.
    Leyéndote me doy cuenta que efectivamente se ha ido perdiendo el "placer del logro", que es lo que finalmente hace la diferencia entre un "país imaginario" y uno real.
    Te felicito por tu pluma maravillosa.

    Un abrazo
    Felipe Elgueta

    ResponderEliminar
  3. Gracias Andrea

    Buen artículo, tocas un tema esencial, la falta de capacidad de llevar las ideas a la acción, de producir resultados, eso requiere amor y pasión, y no sólo buena voluntad
    El Transantiago es una muestra que la gente con buenas intenciones, simpática, puede ser un gran peligro cuando no le acompañan capacidad de generar resultados

    ResponderEliminar
  4. Leo en El Mercurio, una sección llamada Línea Directa. Desde hace ya mucho tiempo que,como consecuencia de la satisfacción de algún reclamo, leo la expresión "Asunto solucionado",sólo para observar que el mismo problema y el consiguiente reclamo vuelve a aparecer con otros perjudicados y con otros hechores, que a veces son los mismos pero con nuevo nombre. Conclusión, los asuntos, ¡no han sido solucionados!siguen ahí como una condena nacional.
    Al caso del Transantiago, lo miro como una muestra colosal de lo que ha llegado a ser el alma nacional.Mediocridad es la palabra que mejor muestra el modo en que hacemos la mayoría de las cosas y creo que habría que echarle una mirada a lo que nos parecen "avances" como puertos, carreteras y puentes.
    Algunos apuntan como responsables al gobierno, o cuando la mira no está en lo político sino que en lo económico, otros apuntan a las empresas públicas. Pero ¿el sector privado lo ha hecho bien cuando la distribución de la riqueza es la que tenemos y cuando la promoción social tiene muchas veces la vara infranqueable del apellido o la clase?;
    Tanto miremos para el lado público como para el privado, sea que veamos las cosas con el ojo del "légitimo" interés de los accionistas o el de los trabajadores, pienso que nuestra gran carencia es espiritual- que no confundo con lo religioso por cierto- y eso se manifiesta dramáticamente en el penoso lenguaje de nuestros políticos (de casi todos) y la ausencia de una propuesta distinta a aumentar el PIB, para alcanzar el progreso y la felicidad de la gente, que como tan lúcidamente apunta Andrea, fue vaciada de contenido. Hoy por la "gente" es, a lo más, la ge,con la e, con la ene, con la te y con la e.
    Yo me apoyo en la Biología para observar el fenómeno humano; esta nos enseña que las personas llegamos a ser lo que somos como consecuencia de lo que hacemos; y lo que hacemos los humanos, es consecuencia del aprendizaje que hicimos conviviendo con otros que nos enseñaron.
    En una reciente y quieta conversación con amigos rspecto de estos asuntos, les decía que la gran escena de Reconciliación Nacional que yo imaginaba era un grupo constituído por políticos, ,jerarcas de Iglesias y grandes señores, inclinándose ante la "gente" pidiendo perdón por lo hecho hasta el momento; al frente otro grupo, "la gente", quienes también inclinándonos pedíamos perdón por habernos quedado dormidos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo01:22

    Andreita
    vuelvo a pasearme por tu blog, que tenías medio abandonado. Que bueno que volviste, te eché de menos.
    Tu artículo cala profundo, lo que en ti no es nada nuevo. A partir de lo que escribes, observar y darnos cuenta de que efectivamente vivimos enunciando ideas y concretando poco. El trabajo casi artesanal que significa la ejecución de las ideas, lo mensopreciamos.
    TRemendo lo que pasa con el TS.
    Un gran abrazo

    Raimundo Lorca

    ResponderEliminar
  6. A veces es MUY difícil concretar de buena forma los proyectos, aun cuando provengan de buenas ideas.

    (Recuerda nuestro propio y particular proyecto colectivo).

    Más difícil todavía es lograr la impecabilidad en una reforma estructural de un sistema público manejado, en parte, por privados, porque el accountability (que cada quien responda por lo que hace), se va a las pailas.

    Un gran abrazo y mi manifestación de alegría por tu regreso.

    Andrés Aguirre Bello

    ResponderEliminar
  7. Fernando Prieto21:13

    Muy bueno Andreita. Gozoso leer una pluma que fluye con tanto ingenio (y gracias por mencionar nuestro trabajo con Sergio).

    Muy acertadas y agudas tus observaciones sobre el Transantiago y lo que esta situación deja ver en nuestra forma de administrar el país.
    Penoso resulta pensar de que éste, por grande que sea, es sólo un proyecto de mejora, de reingeniería. La verdad es que no es una tremenda transformación.

    Si para este proyecto nos hemos tomado tres años con estos resultados, surgen varias preguntas, entre otras:
    - ¿cómo esperar que en Chile podamos construir e implementar un nuevo modelo de desarrollo, más allá del actual basado en comodities?

    - ¿quien tendra la visión y la capacidad de articulación u orquestación para esta transformación tan necesaria?

    - ¿Estando mas que nunca en manos de financieros (PhDs en Economía) que por perfil deben ser conservadores con el dinero, quienes tomaran los riesgos para un nuevo modelo?

    "poquita fe" se llamaba el bolero...

    ResponderEliminar
  8. Fernando
    gracias por comentar mi artículo. Agradecida también de haber podido leer tu libro, en el que me encontré con la inusual combinación de lucidez, conocimiento, creatividad, experiencia, visión, mirada crítica, cariño por tu país y....poesía (aúnque tal vez ni tu ni Spoerer se hayan dado cuenta)
    El tuyo es un libro que urge publicar!

    ResponderEliminar
  9. un republicano con enorme sentido de pasar a la historia bajo el aplauso empresarial, diria que tu comentario es apenas una "hojarasca", metaforizaria con un "jarrón" o te daria ejemplos de como la gente "debe" aprender a vivir entre la mundialización y la modernidad de los "progresistas". Pobre Michelle y que ovarios hay que tener para llamarse Michelle. Pobres los pobres que esperan el pan suyo de la ex 240 de cada dia. Lo que ha pasado es un abuso tecnocrático y claramente un robo al bolsillo y la esperanza. Teniamos el ultimo sistema malo pero eficaz de transporte publico y ahora tenemos el primer sistema moderno, pero ineficaz del SXXI. Y detrás estaba, como dices, la gente. Nuestra fragilidad queda a la vista en la pantalla cada vez que la medidas inconsultas se ejecutan, además muy mal. Estamos pegados con cola fria y si, eso da temor. Abrazos desde el Sur.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo20:21

    This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

    ResponderEliminar
  11. Amiga mía, eres excepcionalmente linda. Y quiero invitarte a oir la "Sonata de Otoño"

    Un beso grandísimo.

    ResponderEliminar
  12. Andrea...
    Descarnado análisis de este desastre llamado Transantigo...
    Aunque se cambie al Ministro va tomar bastante tiempo implementar de buena forma este proyecto; que si se ejecuta bien, debería traernos mas de un beneficio...
    Para muestra un botón: los que vivimos muy cerca de la Avenida Providencia vemos con alegría como la contaminación acústica ha disminuido considerablemente...
    Un beso...
    Gabriel...

    ResponderEliminar
  13. Andrea,

    Como siempre, nos envuelves, mostrándonos el verdadero problema...

    Que bueno pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  14. mona15:37

    Andrea esta muy bien escrito,yo me rio porque recuerdo cuando estuve ahi hace 5.5 meses y un dia que llovio,en minutos quede toda mojada intentando tomar algo ,aunque sea un taxi pero nada puedes tomar ya que hasta las calles estan mal hechas llueve un poco y se inunda todo tus paraderos no sirven de nada y los taxis para no ensuciarse ni se acercan a la cuneta.Y esto me da risa ahora ,pero los pobres no pueden hacer nada mas que caminar,mojandose y empapandose de penas y rabias.En esos dias no estaba en marcha este nuevo programa,ya me imagino ahora.Al principio de estar aqui,en Suiza,extrañaba mucho Santiago,pero siempre pensaba lo que no extraño es la locomocion que aqui funciona impecable .Si eres chico te bajan una palanca para subir ,tocas un boton dependiendo de tu condicion fisica,funciona todo a la perfeccion .Tienes un programa con toda la comunicacion de tranvias,trenes ,aeropuertos etc,a los minutos que pasan y estan cordinados,bueno no lo cuento para sacar pica,pero lo mas loco que cuando ibamos a Chile en el aeropuerto Zurich,mi hijo me dice "Mama,sabes una de las cosas que mas quiero alla,es subirme a una micro cacharra,por un recorrido largo que atraviese la ciudad",pues le conteste que era algo que ultimamente estaba en mis deseos asique löo hariamos juntos.Al segundo dia de estar alla lo hicimos,no les cuento el dolor de cabeza con el que quede,al otro dia probamos otros rumbos y de repente los 2 entramos en un estado entre risa y llanto ,un poco de felicidad de vivir el subdesarrollo y lograr cumplir nuestro deseo,y a la vez,los empujones,caras raras,en la misma micro casi al bqajarnos en alameda uno robandole la cartera y corriendo como loco,luego nos miramos y digimos a la vuelta en taxi,y pobre de los que hacen este recorrido todos los dias.Ahora dicen que es peor,los sistemas modernos no llegan y se copian se necesita adaptarlos a la realidad y mentalidad de cada lugar.EN general los chilenos son impuntuales,y los que son puntuales sufren laimpuntualidad de los otros,y donde no hay dinero facil los que tienen para invertir no estan ni ahi,que salga como salga,bueno si los choferes fueran puntuales ,si existierqan cada 7 minutos recorridos y comunicacion rapida con otras locomociones y si en los paraderos existiera la informacion necesaria,etc....etc...podria funcionar,y si fueramos masa solidarios porque los que tienen plkata les da igual total se hicieron autopistas que en pocos paises existen,y e n pocos minutos llegan al centro hasta a Valparaiso se pueden demorar una hora,esos no estan ni ahi con ese problema,esa invercion es mucha y afecta a los mas pobres ,quizas vean que estan acostumbrados a levantarse temprano y hecharse horas en puros viajes y piensen que en otros paices es peor,en Ecuador hay personas que caminan 6 horas para ida y vuelta al trabajo y luego trabajan 10,y no se cuando comen,ven a los hijos ,etc,pero en Chile se compara con ellos y somos los mas grande de America-Latina,claro a los del barrio alto les funciona super,pero la diferencia social sigue siendo grande y de un pais subdesarrollado.Bueno no los aburro mas

    ResponderEliminar
  15. Andrea, no estoy comentando este gran post, es solo que quería darte las gracias por visitar mi blog y su post "De la vida de perros". También a los del frente los miro con un poco de recelo, sobre todo después de haber tenido una muy mala experiencia con una de mis hijas siendo ella pequeñita.

    Aprovecho de comentarte que he pasado por tu blog varias veces tiempo atrás, muy geniales varios de tus comentarios, estás en sequía "bloguera" desde hace casi un mes ¿cuándo vuelves?

    Un gusto saber de tí

    ResponderEliminar
  16. todo esto ya paso o ya pasara, satelital tu post

    ResponderEliminar
  17. Andrea, gracias por tu visita y es verdad, has tratado el tema con certeza. El miedo que nos envuelve de si seremos capaces de llevar adelante los proyectos se cierne sobre el país como una sombra negra, haciendo que la realidad sea superada por la mala percepción.
    Mala cosa el miedo.
    Y gracias por tu comentario sobre el cine sin dialogos, pues has dado en el clavo de mi parto, me encuentro alli en el medio del proceso de dar a luz bucando las musicas apropiadas..
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola Andrea, siempre gratificante leerte, además como los grandes maestros reapareces más genial que nunca, un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Anónimo13:16

    Hola Andrea
    Con Cazu Zegers queremos invitarte a participar en El Observatorio de Lastarria (www.elobservatorio.cl), para hacer una actividad de Poesía territorial y Fotografía. Mándame si puedes tu mail para contactarnos.
    Te dejo mi mail denisse_lizama@yahoo.com, y mi teléfono 02 2445620.

    ResponderEliminar
  20. Andrea,
    No había tenido tiempo de concurrir al cyber espacio, cuando lo hago trato de visitarte, me encantó tu post. Creo que le diste al clavo respecto los desacietos de este proyecto que nos ha tenido a todos de cabeza con nuestras vidas.
    Como siempre me encantó.
    Su

    ResponderEliminar
  21. juanita tagle22:11

    estaba leyendo un articulo de sergio spoerer,(me hablan de el y quise conocer su palabra)
    pero otra vez me encuentro contigo andrea y tambien con hector,pucha kay¡¡ que agradable es leerlos¡¡ahora te tendre siempre a mano andrea muy bueno leer tu palabra facil simple linda y directa chao juanita tagle pintora,recolectora,y chatarrera

    ResponderEliminar