martes, 20 de marzo de 2007

ENCUENTRO EN LO ALTO



El domingo bajé de un encuentro en lo alto de la montaña. Todavía tengo algo anclado en el cerro. No creo haber recibido nunca tantos abrazos, tantas palabras generosas...si hasta hubo personas que rezaron por mi, es decir, me pusieron en la intimidad de sus corazones para pedir que pasaran cosas buenas conmigo.

Si dijera que ese jueves en la tarde llegué como alma en pena, no sería cierto. Peor, llegué como "algo" en pena, sin saber dónde laceraba lo que me estaba penando. Fueron esas penurias sin nombre las que me hicieron subir el cerro, a pesar de que "yo no soy mujer de fe".

Fue la intuición de un nuevo recorrido, porque yo nunca había ido a un retiro, no había experimentado el camino del silencio ni del recogimiento Menos aún el de la conversación entre personas que no se conocen y que a poco andar, van captando la escencia del otro.
Para que hablar de oración. ..! Años haciéndole el quite, en una secreta nostalgia.

¿Por qué sería que Pedro Arellano me invitó, sabiendo que no cumplía con los requisitos? Probablemente ni él sabe....pero le agradezco y le vuelvo a agradecer.

No se cuando comenzaron a destaparse los conductos, que se transformaron en canales, y no pude dejar de escribir, de agarrar palabras que andaban asi nomás,dando vueltas, que no eran mías propiamente, pero que se fueron transformando en verso. Y hasta yo me impresioné de la velocidad del lápiz, y del acto temerario que me permitió leerlos, esos pobres versos que siempre terminan en el papelero.
Les transcribo los dos que leí en lo Alto, acordándome que fue
el Verbo,
el primer soplo,
que sólo me acoplo
con mi nombre
al nombre
de las cosas....y así las cosas, resulta que, no se porqué, me siento en paz.




Yo no soy mujer de fe

Yo no soy mujer de fe, pero hago fe
de que a mi Dios se me amanece.
Sino que les parece
que una mujer como yo
con tendencia por el risco, por el filo
se vea levantada en vilo
y depositada en lo armonioso?
¿Cómo no va a ser un Ser
el que me habita
si a diario se marchita
mi implacable tendencia a la pena?
Estoy convertida en niña buena,
a pesar de mis lamentos.
Se que no, que no es mía esta empresa,
mio mio son la pereza,
el desacato, la insolencia,
pero una santa paciencia
me amanece cada día,
ahi siento la porfía
de una mano que no suelta


Otro: Mi Angel y yo

Partimos volando, y a la altura del Maule, ya éramos cóndores de plumas negras.
Podíamos ver como los campos comulgaban de la dulzura de los ríos,
como se bebían sus vidas y sus muertes, como la tierra abría su templo para mostrar el alma.
Todo eso lo veíamos y lo comprendíamos.

Planeamos sobre el inmenso cráter del Antillanca y nos dejamos caer en picada.
Sumergidos en su corazón luminoso, espejo del sol, volamos en anillos de compromiso.
Cada uno fundió su propio corazón, se lo sacó del pecho, y lo puso en juego
Y jugamos mi ángel y yo, a atrapar corazones. Los lanzábamos sobre la Cordillera de Nahuelbuta y los atrapábamos en Temuco, y desde ahí los rebotábamos a Curacautín. y los lanzamos a lo alto, y de tan alto que los lanzamos, se nos perdieron, y partimos como mástiles en su busca, y atravesamos las nubes,
y las germinamos, y llovió pena desde Ancud hasta Santiago.

Ya no le veíamos el alma a la tierra. Le veíamos el hueso a la tierra difunta.
Nos atraparon los vientos de Cordillera, rugían como leones, y sin compasión nos estrellaron contra el Descabezado, y hasta Dios lloró por sus ángeles y su irreverencia.

Así, dando tumbos, llegamos a Parinacota y sangramos relaves.
Asustados volamos a escondernos a un socavón de Lota, ahí donde aún se escuchan los cascos de mulas ciegas. En esa oscuridad, comprendimos, y nos tragamos el dolor como una hostia, yo, pobre Crista traspasada, él, ángel caído.
Ya sin fuerzas salimos a la noche, y abrimos las bocas secas, y miramos al cielo, y vimos como la Vía Láctea descendía gota a gota, y nos bebimos su leche de estrellas, y nos tragamos las luciérnagas que pasaron volando la Parábola del Buen Pastor, y como neones nos miramos y nos vimos,
y nos dimos un abrazo de plumas
y nos coronamos con coronas de adviento
y fuimos mástiles
y atravesamos las nubes
y las germinamos
y llovió polvo de Dios
de Arica a Punta Arenas
y el cielo abrió un portillo
y rápido, rápido
ala con ala,
nos colamos mi condor y yo
y con nosotros....
un montón de cóndores.

13 comentarios:

  1. todos sus vuelos nos dan alas, todas sus alas nos dan vuelo, libérrimos, con demonios persiguiendo nuestras sombras y con ángeles desnudos como mi abedul en su esquina, volar a la boca del gran dios para arrancarle palabras, que ya de ser escuchados se nos acaba la pazciencia, le abrazo maestra

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21:41

    Andreita:
    No es exraño que surgan, en lo "Alto" , en el silencio y el encuentro contigo misma,esos deseos de conexión con el Creador.Toda tu hermosa poesía ha y tu vuelo con tu Angel ha sido un maravilloso regalo para mi.......Muchas Gracias

    Mutto































    andreita:
    Tu viaje al "alto" y a lo "Alto", ha sido un maravilloso regalo para tí y para todos los que seguimos tus caminos poéticos y espirituales.El silencio, el encuentro contigo misma la acogida del "otro", el cariño y lo imponente de la naturaleza en la cordillera, te dieron la oportunidad y te permitieron
    conectarte con tu "Angel" y con el Creador.
    Gracias por el regalo de tu hermosa poesía y experiencia.
    Mutto

    ResponderEliminar
  3. Ufff .. veo que el Encuentro en lo Alto te destapó la imaginación cósmica y nos sacaste de paseo de alturas; alturas emocionales y espirituales de una hermosa mujer sin fé pero que eleva a los que la siguen.

    Gracias por compartir tus versos, me han tocado y divertido.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Andrea:
    El Alto definitivamente me cambió la forma de ver las cosas; y creo que una parte de mí quedó allá arriba, esperando a que regrese el próximo año a buscarla.
    Las cosas tomaron un rumbo que sólo el destino podía crear, poniendo en mi camino a personas con quienes creamos fuertes lazos.
    Para mí fue un gusto poder conocerte en persona; imagínate, estabas en la mesa de al lado!

    Aún no he podido postear algo de esta experiencia. Son tantas emociones, tantas experiencias, tanto que compartir, tanto, tanto, mucho. Al momento de querer expresar que es El Alto, me faltan las palabras, me sobran los impulsos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Andrea: gracias por tu visita.
    tengo una foto tuya que me gustaría mandarte. En mi blog está mi mail, para que me indiques el tuyo.
    Susumu.

    ResponderEliminar
  6. Qué mujer!
    Te dejo un gran beso arriba, y el resto lo dono al viento.
    Te quiere y lee.

    ResponderEliminar
  7. Andrea...
    Sobrecogido...
    Te leo y deambulo por los aires en busca de esa respuesta; puesta a punto, escudriñando en la cabeza, urgando en los rincones del alma...
    Un beso grande...
    Gabriel.

    ResponderEliminar
  8. mujer "con tendencia por el risco", sí eres mujer de fé
    te leo y me digo, ¡que coraje! se requiere mucho de él para mostrar el lado frágil
    y que maravilla saber que no cumplías requisito, tu me entiendes, el rebaño otra vez...
    un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  9. También estuve en un retiro; no me inscribí , me inscribieron. Me pasé los días preguntando a los que sabían que era eso que llaman FE. Todos me respondieron, "es la FE"; es un don que se te regala. Dije, soy como Jodorowsky: puerta abierta al Norte, puerta abierta al Sur, puerta abierta al Este, puerta abierta al Oeste.
    Si el Altísimo, leyera blogs, y por cierto el de Andrea califica para lectura de Dioses,le comunico que dejé abierta mis puertas; el letrero a la entrada de cada puerta es explícito:
    DENTRE, SIN GOLPEAL

    ResponderEliminar
  10. Mi querida y siempre bien recibida en casa .. Veo que andas con aterrizajes del alma.... bueno ...me parece acertado hacer pausas en el camino
    y hecharnos una revisada a fondo ...depronto perdemos un millón de cosas por esta vorágine de vida...
    He pasado a saludar y a agradecer cuanta bella palabra y me encontré con una andrea en vuelos, encantada, vaciando temores y llenando su alma de vitalidad.

    Te dejo un abrazo, mi admiración y cariño


    Atte

    Negro Astorga

    ResponderEliminar
  11. Me recomendaron el blog. Y le voy a regalar un vino a la persona que me lo recomendó. Se lo merece.
    Creo que no es necesario nombrar lo bonito de tus percepciones y cómo las compartes.
    saludos

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Volví a volar contigo este vuelo al que te animaste. No dejes de invitarme nunca pues necesito de esa libertad nueva de esta mujer "sin fé"... ¿Que es sin fé?.
    Luego de escucharte en Lo Alto y leerte en lo bajo, agradezco la fe que me regalas.
    un beso

    ResponderEliminar