miércoles, 27 de junio de 2007

EL PARTE



Hay cosas muy divertidas.....

Ayer me pararon los pacos. Venía feliz hablando por teléfono, mientras manejaba por la norte sur para tomar la costanera norte. Sin manos libres, porque el mío chicharrea, así nomás, cool, manubrio con la izquierda y celular en la derecha. Me pillaron justo.
Un policía apuntó derecho a mi auto, con un brazo indiscutible, como un harpón. Con el otro brazo me hizo señas de tirarme a la berma. En fin.
Se acercó al auto y me pidió los documentos. Yo sabía que mi carnet de chofer, como se decía antes, y licencia de conducir como se dice ahora, estaba vencido. Sabía, porque ya me habían parado antes, oportunidad en la que no sabía, cosa que el carabinero de entonces percibió y procedió a premiar con un buen reto pero sin parte.

Esta vez no pasó. Doble falta, además, con el carnet vencido desde enero del 2006!
En el tema del teléfono, me dijo que no necesitaba seguir sentada encima, porque mi infracción era manifiesta. Fue un poco indigno.
Ni siquiera alegué, me quedé sentada esperando los trámites de rigor. El cuento es que la cosa empezó a demorar, y a demorar y a demorar... Está bien que a uno
le saquen un parte, pero si se lo van a sacar, que se lo saquen rápido.

Impaciente, me bajé del auto y me acerqué (timidamente) a la pareja de uniformados. La escena era como de los tres-dos-chiflados. El del brazo de harpón estaba colorado tratando de injectarle aire al lápiz. Lo soplaba, lo sobaba, (por la puta)... se turnaban el lápiz, hacían grietas en la parte de atrás del block de los partes, nada. Entre la bulla de las carretera concesionadas y el casco, ni me habían sentido (por la puta, hwn, lápiz cchsm).

Tuve que salir yo al rescate: "oficial (!!), ¿le presto un lápiz?"
"va a disculpar, señorita, es que a veces nos mandan con un solo lápiz, y no falta la mala pata..."
era tan divertido, además, a mi qué me han dicho, había que seguir la fiesta..,
"el único problema es que este lápiz también está medio malo, bota unos manchones de tinta, o sea,yo se como escribir con él, pero a Usted le va a manchar el parte, asi es que mejor lo escribo yo"

Y aquí estoy, con mi propio parte escrito de mi puño y letra, citándome yo misma
al juzgado de Policía Local de Independencia por "conducir vehículo con licencia de control vencida (entre los dos me iban dictando) del 19 del 01 del 2006".
La infracción del teléfono la negociamos por la paleteada del lápiz, nos dimos la mano, y todos felices.

16 comentarios:

  1. Genial. Exquisita historia; me has hecho reir a carcajadas nuevamente. Que haces que no escribes más seguido, mujer !
    Recibe un abrazo y sigue escribiendo por favor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Gabriel que me hizo un gentil envío de este post, y junto a él me uno a las multitudes que quisieran leerte más seguido. Además, me imagino que ahora que no puedes manejar te subirás al Transantiago, y eso si que va a estar bueno mirado desde tu óptica.

    ResponderEliminar
  3. Andrea,

    Feliz que hayas regresado.

    Este post, por favor, imprímelo en dos copias. La primera, la enmarcas, y la segunda la envías a Ripley's believe it or not. Seguro que te publican, quizás salgas hasta en la tele.

    En cualquier caso, gracias por tu simpatía y alegría.

    ResponderEliminar
  4. Andrea, una vez más, un post y una historia genial. Felicictaciones!

    Saludos
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. Jajajá. ¡Qué entretenida tu historia, Andrea!

    En tales casos, yo imploro por CLEMENCIA. En ocasiones, logro hacer reir a los "carabitates" y se apiadan de mí.

    Mucho cariño para ti.

    Andrés

    ResponderEliminar
  6. Jejejejeje, wenaza la historia, pe.
    Coincido con Aguirre. Lo mío va por el lloriqueo.

    Te dejo un besote enorme, amiga y quiero proponerte algo bonito.
    A ver si nos conectamos por otra vía.


    Slds.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo13:32

    Genial!
    Me trajiste a la memoria los artículos que escribía la Isabel Allende en alguna revista hace no sé cuantos años. Creo que te puedes hacer tan famosa como ella el día que publiques un libro.
    A las personas geniales les ocurren cosas ad hoc para que los que tenemos vidas más planas disfrutemos de los cuentos cuando los cuentan como tú lo haces.
    Un admirador

    ResponderEliminar
  8. Andrea,
    debes reconocer que el buen espíritu y una actitud positiva cambian las cosas; de hecho esa mañana remató con buen almuerzo y por la tarde poesía. ¿Como hubiera cambiado todo si no tuvieras esa entrañable capacidad de empatía? Te aseguro que les hiciste el día a los pacos.
    Escribenos desde tu viaje, seguro ya llevas un millón de anecdotas.
    Andrés

    ResponderEliminar
  9. Eso de "señorita", es efectivo, cualquier policía, notario o dependiente, le llamaría así a la Sra. Brandes, A. (hay otra "Srta" Brandes que veo en Tv dando explicaciones de las concesionadas, que tb debe ser Sra, que se yo). Me hiciste redordar: camino a Curacautín,otoño 2005, dos me detenien, exceso velocidad dice uno, licencia vencida dice el otro. No puede seguir el señor(ito). Ahí tomo el celular: Paula, mi amor, si mi licencia está vencida la tuya tb, recuerda la fecha..."Pero si voy camino a Pucón no me asustís poh..." Usted es pariente del Coronel NN, inquiere el más alto. "Sí, mi primo". Fue mi jefe en Chiloé. "En Castro dice usted, solía visitarlo". Ahh el primo de Temuco, pero usted era más joven..."Ahh, pero usted tb era más joven suboficial Rodríguez.." El parte ya estaba cursado. Tuve que volver a Curacautín a pagarlo, y entonces sí tomamos un café y hablamos largo con Rodríguez. La Paula pasó piola. Carabineros de Chile (los Pacos, son reconocidamente honestos y astutos, porque hasta echan a perder lápices para negociar y admirar la belleza y simpatía de la "Srta Brandes". Un abrazo desde el Sur

    ResponderEliminar
  10. Andreíta,

    Lo que más lamento de mi viaje es que no nos viéramos... Gabriel me contó; pero, ya habrán otras Fuentes Alemanas...

    Como huaso llegando a Santiago, di todas las vueltas innecesarias, me metí en todos los tacos... y los conos del Transantiago me llevaron a más vueltas, calles sin salida... Hice hora, para llegar una hora tarde...

    Pero me entero que estás en Italia, que envidia sana... La vez que estuve por allá, me gustó tanto, que hasta me enfermé emocionalmente... no pude tolerar la belleza de Venecia... me fascinaron los tomates, que cálida la gente...
    (...ten cuidado que se te acerquen mucho en el Metro, a veces se les pegan los $$$)

    En fin, que lo disfrutes; tus fans esperamos avidamente que nos relates los detalles de tan navegado viaje, que seguro estará lleno de esas exquisitas aventurillas que sólo tú nos sabes contar...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Andrea...
    Me reí mucho con esta historia...
    Realmente genial...
    Y te heché de menos en la inauguración de Retrato Hablado...
    Si la quieres ver está en el blog...
    Un beso...
    Gabriel...

    ResponderEliminar
  12. Encontré genial tus historias! Me encantó tu blog. Te invito a visitar el mío!

    ResponderEliminar
  13. Una gran historia muy bien contada, felicidades y sigue escribiendo así.

    ResponderEliminar
  14. jajaja... Andrea.... excelente !!! que gusto pasar nuevamente por acá y ver que estas mas freca que la lechuga del chapulín colorado.


    un abrazo !!!!

    negro

    Por allì tengo unas historas de Pacos muy re buenas... tomaré aire y publicaré alguna !!

    ResponderEliminar
  15. andrea, por favor sigue escribiendo.. no había leido esta historia está MAS que notable.

    un beso

    ResponderEliminar
  16. Andrea, muy buena historia y mejor contada, tienes arte en las venas y amor en el corazón.
    Un abrazo y feliz semana.
    Juan Antonio

    ResponderEliminar